Skip to content


La importancia del compromiso creíble o… Thomas C. Schelling se despertó de su tumba confundido…

En un conflicto que se ha caracterizado por la sucesiva destrucción de la confianza mutua y la reputación de los negociadores, resulta llamativo el proyecto de ley enviado por el Ejecutivo al Congreso de la Nación. El proyecto, que ratifica la resolución 115 y crea el Fondo de Redistribución Social, es sorprendente por todo lo que deja abierto o sin contestar.

El artículo 1 dice que se ratifique la resolución 125 (con su modificatoria, derogatoria y sus complementarias). Acto seguido, el articulo 2 sostiene: “lo dispuesto en el artículo precedente lo es sin prejuicio de la vigencia de las medidas dictadas y sin desmedro de las facultades ejercidas para ello en el marco de los dispositivos en ellas citados y especialmente de la Ley Nº 22.415 (CODIGO ADUANERO) y modificatorias…”. No existiendo plazos definidos para la sanción del proyecto, surgen las siguientes situaciones hipotéticas:

  1. Que, como sucede con aproximadamente el 50% de la legislación que el PEN envía al Congreso, el proyecto no sea debatido en el recinto. Resultado: status quo (siguen vigentes las medidas actuales). 
  2. Que el proyecto sea aprobado por ambas Cámaras. Resultado: status quo.
  3. Que el proyecto sea rechazado sin ser reemplazado por un proyecto de ley alternativo. El Ejecutivo (Alberto Fernández) ha sostenido que, en tal caso, derogarían la medida (¿se vuelve a los primeros días marzo?). En un mundo de promesas rotas, el compromiso del Jefe de Gabinete probablemente valga poco en el cálculo de las entidades agropecuarias. Resultado: incierto.
  4. Que el proyecto sea modificado o reemplazado por otro. En este caso valen tres alternativas: a. Se mantiene la decisión del Congreso. Resultado: cambio. b. El PEN veta parcial o totalmente lo sancionado por el Congreso. Resultado: status quo (o similar). c. Que el PEN, eventualmente y mediante una Resolución, retrotraiga los aranceles fijados por ley al esquema actualmente vigente. Resultado: status quo.

Claro está, la enumeración de alternativas posibles no dice nada sobre la factibilidad de los distintos resultados. Tampoco sobre sus consecuencias: status quo con o sin un pronunciamiento explícito del Congreso son escenarios políticos bien distintos.

La composición de las comisiones es claramente favorable al FPV-PJ (tiene la presidencia y una amplia mayoría en las comisiones de Presupuesto y Agricultura de ambas Cámaras), pero es controvertido, al menos, vaticinar que sucederá al interior de la coalición legislativa mayoritaria y que rol cumplirán los gobernadores en esta nueva jugada. Anulada la posibilidad de delegación al Ejecutivo con el objetivo de resolver los problemas de coordinación del bloque, en escenarios similares el partido de gobierno ha optado por la sanción tácita (el no pronunciamiento), con el objetivo de conjugar las pretensiones presidenciales con la indisciplina partidaria de sus legisladores.

De todos modos, queda claro que si el resultado es una no-decisión del Congreso, o es una decisión que finalmente es modificada, difícilmente “el pleno respeto a la voluntad popular, que algunos parecen no querer acatar o entender en el ejercicio de sus derechos, se verá reforzado con las participaciones de los señores representantes…”. La segunda parte de “La historia sin fin” es bastante peor que la primera.

Posted in Kirchnerismo, Paro Agropecuario, Politica Argentina.

Tagged with , , , , .


3 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

  1. Escriba says

    PROYECTO DE LEY
    Iniciado: Diputados Expediente: 0920-D-2008
    Publicado en: Trámite Parlamentario nº 13 Fecha: 26/03/2008
    RETENCIONES AL AGRO: DEROGACION DE LAS RESOLUCIONES DEL MINISTERIO DE ECONOMIA Y PRODUCCION 125/08 Y 141/08, CREACION DE UNA MESA DE DIALOGO BICAMERAL EN EL AMBITO DEL H. CONGRESO.
    FIRMANTES:
    PEREZ, ADRIAN COALICION CIVICA – ARI – GEN – UPT BUENOS AIRES
    PINEDO, FEDERICO PROPUESTA REPUBLICANA CIUDAD de BUENOS AIRES
    AGUAD, OSCAR RAUL UCR CORDOBA
    MORANDINI, NORMA ELENA MEMORIA Y DEMOCRACIA CORDOBA
    LUSQUIÑOS, LUIS BERNARDO FRENTE JUSTICIA UNION Y LIBERTAD – FREJULI SAN LUIS
    GIRO A COMISIONES EN DIPUTADOS:
    AGRICULTURA Y GANADERIA
    PETICIONES, PODERES Y REGLAMENTO
    PRESUPUESTO Y HACIENDA
    TRAMITE:
    Diputados MOCION APARTAMIENTO DEL REGLAMENTO (AFIRMATIVA) 26/03/2008
    Diputados MOCION SOBRE TABLAS (AFIRMATIVA) 26/03/2008
    Diputados CONSIDERACION Y RECHAZO 26/03/2008 RECHAZADO

  2. Marcos says

    Estimado Germán, supongamos que pasa lo más improbable, y se abre un debate en comisiones y en el seno de la bancada peronista sobre el curso a seguir, intervienen también los gobernadores sugiriendo vías de acción, el gobierno nacional a través de sus representantes más fieles en las cámaras dan la señal de que se van a permitir “algunos cambios”. Se presentan dos situaciones complicadas: primero cómo controlar desde el gobierno nacional el arco de posibilidades sobre correcciones admisibles, pronto los legisladores y gobernadores, que no lograron tener un rol mínimamente protagónico en estos años, verían la oportunidad de ejercer uno, le tomarían el gusto a la nueva situación y se daría algo parecido a lo que más temen los defensores intelectuales de la actitud rígida del gobierno nacional, cediendo un poco se abre la puerta al descalabro, hay idas y vueltas, confusión, finalmente, o no se vota ninguna versión del proyecto, o se vota algo muy parecido a lo que mandó el gobierno. Segunda cuestión: sería posible para los legisladores del PJ y sus gobernadores más involucrados en el conflicto, los de las provincias productoras, coordinarse y conformar algún tipo de arena de negociación en la cual conseguir algo que sea aceptable para el gobierno nacional y que además conforme a los ruralistas? Esto sería lo más adecuado para que la vía legislativa efectivamente resuelva el conflicto y no simplemente lo dilate, pero da la impresión de que, dentro de lo muy improbable que es la vía negociada, es lo que está más lejos de lo posible. Es más probable en cambio que suceda una variante de lo primero, se abre la posibilidad de algunos cambios, pero eso en vez de simplificar las cosas las complica, los ruralistas se van al humo de los legisladores para conseguir lo que quieren, no lo logran y acusen de insensibles ahora no sólo al gobierno sino a los legisladores que voten la ley con las pocas e insatisfactorias modificaciones que se hayan introducido. Para qué habrá servido todo esto? Para ganar algo de tiempo, desde la perspectiva oficial, y para empeorar la situación en la economía y en las rutas, para el resto del mundo. Aun en este caso, que creo muy improbable, la via legislativa se revelará entonces como lo que creo que realmente es en el marco de la inmutable estrategia oficial: crear la apariencia de que se está cediendo y siendo moderado, para no hacerlo en lo más mínimo, apretar el acelerador e involucrar a cada vez más actores en la trifulca. El final sigue siendo completamente incierto. Un abrazo
    Marcos

  3. German says

    Escriba: en el proyecto que citas es sugerente el resultado de la votación nominal: tanto por la unidad partidaria de los presentes del bloque FPV, como por los ausentes. Pero pasó bastante agua por abajo del río y derogar la resolución y llamar a una mesa de concertación es una solución bastante extrema y diferente a las que pueden surgir en el presente: ¿Sola, por ejemplo, votaría con el bloque para ratificar la resolución sin modificaciones?

    Marcos: Coincido en que el resultado más improbable es aquel en donde los intereses divergentes de la propia coalición son “acomodados”. Pero me resulta difícil pensar que el Congreso pueda aprobar el proyecto sin hacerle modificaciones importantes: ¿por qué los legisladores del PJ de las provincias productoras –necesarios para la aprobación del proyecto, si toda la oposición vota en contra– se prestarían a semejante situación? Si eso ocurre, eso es lo que habría que explicar. Las posibilidades del gobierno de construir una coalición a base de mucho pork (lo que sucede en todas partes del mundo), compensando por fuera del proyecto a legisladores y gobernadores, deberían ser menores cuando el conflicto ha cobrado semejante voltaje y publicidad.

    En definitiva, coincido con que el final sigue siendo completamente incierto: tanto por la falta de compromisos en la formula escogida como por la incertidumbre de las situaciones posibles.