Skip to content


La Convención que yo he visto. Comentario 1: un llamado a la reflexión. Las guerras del inconciente estadounidense

Estuve en Denver el último día de la convención demócrata (jueves 28 de agosto). Viví allí, principalmente, tres momentos. Durante la mañana estuve en un seminario de reflexión política y social en el que consultores de opinión, investigadores sociales, estrellas de cine y personal político demócrata debatían la agenda progresista (http://www.starzgreenroom.com/).

 Durante la tarde fui uno de los ochenta mil testigos presenciales del evento que vieron ya más de 40 millones de personas…el discurso de aceptación de Obama y todo lo que le precedió en el Invesco  Field (http://www.nytimes.com/2008/08/30/us/politics/30ratings.html).

 Por la noche pasé por una de las tantas fiestas que cerraron el evento, en este caso sponsoreada entre otros por la revista Good (http://www.goodmagazine.com/).

En esta primera entrada me voy a referir al seminario, The Starz Green Room.  En el complejo de cines en el que se desarrolla periódicamente el Denver Film Festival se organizaron una serie de paneles y proyecciones de películas orientados a describir historia, presente y futuro de las políticas progresistas en EE.UU. Podría decirse que era un evento “para-partidario”.  No era un evento oficial del Partido Demócrata, aunque los temas eran los temas de agenda del progresismo americano en general y del partido de Roosevelt en particular. La idea y la logística del evento estuvo a cargo de una firma privada, Seachange Communications. Un dato de interés:  una de las socias de la firma es Victoria Hopper, la mujer de Dennis Hopper (http://www.seachangecom.com/). Otro: Seachange es una consultora de comunicación orientada al marketing de ideas progresistas. Sus fundadoras en 2004 tuvieron la iniciativa a partir de ver las dificultades de comunicación de las ideas progresistas. Según encuestas que citan, el 65% de los americanos con capacidad para votar coinciden con ideas demócratas en términos económicos y políticos. Sin embargo, como es evidente, los candidatos presidenciales demócratas han cosechado poco de esas coincidencias en las últimas dos campañas. La biografía de los organizadores parece sintetizar las radicales expectativas de cambio de la generación de Easy Rider y las amarguras de la experiencia bajo  gobiernos conservadores que éstos comparten con los post-boomers progresistas.

La mezcla de personajes del evento era bien hollywoodense, bien californiana, dicho esto sin el menor sarcasmo, sino como un descubrimiento personal de un modo de exponer el pensamiento político. Por ejemplo, una mesa de estrellas de cine y de música pop discutió un documental sobre historia del progresismo estadounidense: Rosario Dawson, Ben Affleck, entre otros. Llegué tarde para las estrellas, me tocaron dos paneles el  jueves 28 por la mañana.

El primer panel se llamaba “Las guerras inconscientes de la comunicación: racismo, sexismo y ataques estilo ´Swift Boat´”. Los dos principales panelistas eran Celinda Lake, una consultora de opinión demócrata, y Drew Western,  autor de “The Political Brain” y “cientista del comportamiento político”. Explicar, para quienes no lo conocen el término ´swiftboating´ (http://en.wikipedia.org/wiki/Swiftboating), explica el centro de interés del panel –se refiere al modo en el que la campaña republicana de Bush en 2004 desacreditó los antecedentes de héroe de guerra en Vietnam de John Kerry, con una bien diseñada estrategia de difamación que los demócratas no supieron contrarrestar. Los panelistas estaban  especialmente interesados en detectar y prevenir  tácticas de este estilo por parte de los republicanos, y en  pensar qué tipos de herramientas análogas podrían ser usadas por los demócratas.  Quizás “análogas” no es la palabra correcta. No debatían cómo usar las mismas herramientas de difamación como las del “swiftboat”, sino más bien cómo atacar las mismas zonas del cerebro, en los términos del investigador Western.

Un ejemplo: la insistencia en que Kerry era un mentiroso respecto de su historia como soldado, y un “veleta” como senador, machacona, irónica y superficial, según Western, es la clase de chisme y de prejuicio que tiene fácil recepción en una zona del cerebro en la que lo reactivo prima. Por el contrario, el mensaje “liberal” usualmente apela a la reflexión, y por lo tanto, a una zona más escasa y de procesos más complejos del bocho. Sin embargo, Western se preguntaba por qué los demócratas, a veces contando con datos reales que les permitirían atacar a la misma área del cerebro, no lo hacen, o no lo hacen bien. Por ejemplo,  diez días antes de la elección de 2000 salió a la luz que unos años antes de llegar a la gobernación de Texas, George W. Bush había sido detenido por manejar borracho, D.U.I. por sus siglas en inglés. El dato se hizo público por investigaciones de prensa, y a la campaña de Al Gore se le planteó la posibilidad de explotarlo. El dato era real, no había sido confesado de propia voluntad por Bush, aparecía justo antes de las elecciones: era perfecto. Sin embargo, contó Western, el temor a jugar el juego atemorizó a la campaña demócrata, que perdió una oportunidad de atacar allí donde sus rivales venían golpeando con éxito.

En la campaña actual, los panelistas coincidían, la estrategia republicana apuntaba a diferenciar a Obama por su “otridad” (otherness). Negro, de padre keniata, criado en Hawaii, educado en universidades de elite, suficiente para pintarlo como alguien que no comparte las experiencias de vida de un americano medio, cualquier cosa sea que esto signifique. El moderador del panel, David Brock, de Media Matters, recordaba el comentario de un analista político de la cadena MSNBC, según el cual el problema de Obama era que “no parece el tipo que te encontrarías en el salad bar de Applebees “(una cadena de restaurantes populares y económicos en este país). Brock agregó: lo curioso, es que Applebees no tiene salad bar. Pero por supuesto, esto no es relevante, una vez que la “idea” produce su efecto.

Esta “otridad” de Obama es lo que la campaña republicana intenta subrayar, y de lo que se intenta derivar, también, que su principal interés, entonces no es “America”. De allí que la principal línea de discurso de McCain sea que él va a poner “America First”.

“America First” intenta trazar una línea entre quienes ponen al “país primero” y quienes tienen otras prioridades.  Este trazado de línea tiene dos efectos, dos modos de dividir el campo. Uno es diferenciando quienes anteponen intereses partidistas de quienes ponen “primero la patria”. Otro, según los panelistas, anclado en la estrategia de la “otridad” de Obama, divide entre verdaderos americanos y personas que tienen dobles lealtades a intereses minoritarios. En el caso de Obama, su pertenencia a la minoría negra, su padre extranjero, su padrastro también extranjero, etc.

Sarah Palin en la convención republicana pareció reforzar esta doble división en uno de los conceptos que volcó en su discurso: John McCain es el único candidato que verdaderamente pone a EE.UU. primero porque lo demostró en el campo de batalla.

El objetivo de poner a “Estados Unidos sobre todo” es distinto de una apelación a la unidad nacional. La unidad nacional incluye a los rivales, la idea de “America First” divide entre quienes supuestamente tienen esa prioridad y quienes no.

Preocupa imaginar cómo sería, en términos de diálogo internacional, un gobierno que estuviera a la altura de esta última promesa.

 

Sigo luego con las otras experiencias.

Posted in Política.

Tagged with , .


5 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

  1. Escriba says

    ¿Y la oposición en Argentina? ¿Sobre qué región del cerebro machaca? Consigamos un neurólogo y hagamos un paper.
    Saludos

  2. Jaime Barrera Morales says

    Creer que anteponer primero la patria, es hacer imperialismo e intervencionismo desmedido, es simplemente una visión mandada a recoger. O intervenir al individuo y la sociedad con criterio moralistas y religiosos, para sustentar un sistema de poder caduco, es también una visión equivocada. Si algo caracteriza la visión y evolución actual del pensamiento es entender que Ser el Primero implica la capacidad de Integración y de Unión. Creer que por que se ha estado en la guerra (que entre otras cosas, no les fue bien y ahora tampoco les sigue yendo bien), se es mejor ciudadano, es mirar la vida con óptica al pasado y no al futuro.

    La “otridad” que se pretende oponer a las maneras de pensar anteriormente indicadas, es simplemente la conciencia de quienes han despertado a la vida y al derecho a vivirla con dignidad: con trabajo, educación, salud, recreación, superación personal, con paz, con amistad, con familia, con recursos para vivir dignamente, con acceso a la ciencia y a la tecnología, con posibilidad de coparticipación y superación personal, sin sexcismo, sin racismo, sin terrorismo – ni religioso, ni económico, ni político- sin exclavismo ni explotación arbitraria del ser humano mismo y del Medio Natural en general y en ultimas con Patria. Pero no la Patria que lo use como carne de cañón para intereses de clase o de seudo razas: la grandeza de USA la ha hecho y la siguen haciendo los Indígenas, los Afro-Asiáticos (Negros, Judíos, Árabes entre otros), los Indo-Europeos en general (Trigueños, Blancos y Mas Blancos), los orientales (Chinos, Japoneses, Indúes entre otros) los Latinos y Latino-Americanos y en general quienes han vivido y luchado Ideológicamente y Políticamente, -o sea, los liberales- para tener un espacio de vida y de construcción social con verdaderas oportunidades y sin opresiones de Estado, ni de Religiones, ni de ningún poder de clase dominante establecida.

    Si Mr. Obama no representara ese Cambio Político y de Conciencia, muy seguramente sería el candidato de los Republicanos o Conservadores y no de los Demócratas.

    Cordialmente les invito a visitar la página http://www.uctrascendente.es.tl y conocer una Visión Holística de la Política, la Religión, la Ciencia, el Esoterísmo y en general lo que constituye en esencia al ser humano. Conozcan el Mapa Antropomórfico de El Conocimiento Trascendente.
    No se defraudarán. Cordialmente.

  3. Lucas says

    ¡Qué manera de reducir todo al cerebro! Esa “elocuencia del diablo” de la que habla Arendt, se sabe desde Maquivelo, a mi entender (o quizás dede antes, desde que se pronunció el nombre de democracia). Cuando Le Pen decía que los dos millones de desocupados en Francia (invento la cifra con lo que me parece recordar) son dos millones de inmigrantes, era un problema. Refutarlo, requería cuatro o cinco frases, por lo menos.
    El problema es querer jugar el mismo juego, por ejemplo, ‘correr’ detrás de las tácticas republicanas. Plantear otras alternativas me parece más interesante: admitir, cuando se es negro, veterano de guerra o francés, que no hay una superioridad en ser ex-combatiente, en ser negro o en ser francés de pura cepa; o dar testimonio de las dificultades que deben atravesar los inmigrantes y destacar lo valorable de esas personas en virtud de sus esfuerzos; o plantear una desconfianza respecto de todo héroe y figura que se presente como tal (¿no le basta con ser “héroe”? o ¿cómo seguirá siendo héroe en el futuro, puesto que su título me parece caduco?).
    Por cierto, estas alternativas no tienen el éxito asegurado (ignoro a que corner del cerebro shootean), pero se corren del eje del sentido común reaccionario.
    Dicho más brevemente, la pregunta política sigue siendo con quién se quiere compartir el paso por este mundo (al menos hasta las siguientes elecciones). No habría que reducirla a la pregunta quién es superior, quien es el héroe, la encarnación de la nación, etc.. Si se vuelve a la primera pregunta, quizá se pueda tocar esa otra fibra del sentido común que también requiere de pocas frases y que así como es la base de la amistad, por qué no podría ser la base de una amistad cívica.

  4. Hernán Charosky says

    http://news.bbc.co.uk/today/hi/today/newsid_7600000/7600592.stm

    Recomiendo este link sobre cultura “redneck”. Presenta algunos matices, seguramente a través de estereotipos, que valen la pena tener en cuenta en la discusión que se vienen planteando en los comentarios, especialmente en el último, de Lucas.

Continuing the Discussion

  1. Obama tiene clase « El blog de Abel linked to this post on 8 septiembre 2008

    […] el favoritismo de blogs sofisticados en política internacional como El criador de gorilas y El agente de Cipol por el compañero Barack (en cambio, el enamoramiento de Tomás Eloy Martínez me resulta […]