Skip to content


¿A quién le conviene la reforma política?

Que al gobierno le convenga o no usar las internas abiertas, es algo que aun está por verse. En el caso que Reutemann no compitiera, y lo hicieran en cambio figuras menores como Rodríguez Sáa, o demasiado desgastadas, como Duhalde (cuya voluntad de presentarse sólo se explica como invitación a otros a hacerlo), tal vez le convendría concretarlas. Recordemos que la reforma le daría al gobierno un enorme poder para fijar el modo en que se aplicará en cada distrito cómo se distribuirán los lugares en las listas de legisladores. En consecuencia, el gobierno podría contar con la colaboración de los gobernadores, quienes no abandonarían abiertamente el barco. La reforma le serviría a estos para seguir reproduciendo su poder, y a Kirchner para creer que puede hacerlo. Ahora bien, si candidatos de peso se presentan por afuera de su estructura, y así participar de las internas los conduce a la ruptura abierta del PJ, entonces lo mejor es que no se concreten. En todo caso, la reforma podría aplicarse para candidatos nacionales y que sea Kirchner quien pague los costos.

El otro problema que el gobierno tiene que resolver es la cuestión de los desdoblamientos: si los gobernadores le ganan de mano a los Kirchner y adelantan sus comicios, volverán inaplicable la reforma para los cargos locales. Su autonomización respecto de lo que suceda con los candidatos nacionales será total. La reforma puede ser usada para evitar esto, pero hacerlo puede llevar a un choque abierto con los gobernadores. Para evitarlo, adelantar las nacionales, con o sin internas abiertas mediante, parece convenirle más a los Kirchner.

Imaginemos en cambio lo que sucedería si Reutemann, o algún otro candidato con chances, se decidiera a competir por la candidatura del PJ. En ese caso claramente la reforma se volvería un tiro por la culata, y lo mejor sería que algún juez la suspendiera. Los rechazos a los vetos presidenciales podrían incluso ayudarlo. Y tendrían finalmente alguna lógica más que la mezquina de empiojarle las cosas a Solanas. El problema podría ser, en este caso, cómo lograr que la reforma se detenga, si entre los adversarios se lograse una coordinación suficiente como para impulsarla. ¿Tendrían Cobos o Reutemann recursos a la mano para obligar al gobierno a poner en marcha la reforma? Sería difícil pero no imposible. En vista a un escenario como este, lo mejor es que se sigan acumulando objeciones en la Justicia y el propio Congreso. Finalmente el resultado será que la convocatoria a elecciones y sus reglas de juego ad hoc se judicializarían, como está sucediendo con todo lo demás. Los jueces deberían mediar y tratar de encontrar una forma de dejar conformes a todos, algo que parece bastante difícil de lograr.

Posted in Kirchnerismo, Politica Argentina.

Tagged with .


3 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

  1. Andrés says

    Buenas,

    Yo no soy muy partidario de las internas abiertas, pero lo mejor hoy es que se vote según la ley aprobada.

    Si no, continuarán los “kioskos electorales”, las listas colectoras y los bloques unipersonales, con los cuales el propio elector ni sabe lo que vota, y con el agravante de que la judicialización de la política llevaría a empantanar cualquier cambio real una vez que los comicios terminen.

    La reforma política no fue hecha simplemente para joderlo a Solanas (que, de hecho, es una figura sin proyección nacional posible) ni para beneficiar al actual PEN. Los radicales sacarán gran provecho de ella.

    Saludos,

    Andrés

  2. Horacio Aldo Cingoalni says

    -Como simple ciudadano común e independiente prefiero las internas abiertas por el hecho de presionar a los partidos para que sean más democráticos. Abiertas en serio, que pueda votar cualquier argentino sin pre-requisitos. Creo que una buena mayoría de los ciudadanos preferimos eso.
    -Pero mucho más importante que eso es que los diputados de la Nación deban pertenecer, responder a y ser residentes habituales de una zona. Para esto habría que crear unos 200 distritos electorales de unos 200.000 h c/U. Y para mantener la proporcionalidad lo mejor posible habría que completar la Cámara de Diputados con representantes de los partidos. (puedo mostrar como se haría)

  3. JTejerizo says

    Me parece interesante la proyección que hace Novaro sobre la Reforma. Pero es verdad que hay ciertos factores que no nos permitirán saber el escenario de las presidenciales de 2011 hasta último momento. Los candidatos, el desdoblamiento, la justicia.
    Todavía no creo que haya un beneficiado claro con la reforma, pero sí perjudicados reconocibles: partidos pequeños o en formación.
    He trabajado mucho este tema, en la web http://www.eleccionesargentinas.com, los invito a leer y dejar sus impresiones.