Skip to content


¿A quién le conviene la reforma política? (2)

Retomando el post de ayer, pasemos entonces a revisar los escenarios posibles para la oposición. En realidad, no difieren mucho de los que hemos constatado rigen para los Kirchner. Si Cobos sigue perdiendo terreno frente a otros posibles candidatos radicales, que encima tienen más chances que él de mover a votar a la masa de afiliados, entonces tal vez le termine conviniendo lo mismo que a los Kirchner en una situación semejante. En cambio si revierte esta tendencia, y si logra sacar del juego, o mejor incorporar como aliado, a al menos uno de sus potenciales contrincantes (Sanz es el que tiene más a mano), reconciliarse con los afiliados y legitimarse como opositor en una interna masiva puede ser muy conveniente para sus ambiciones presidenciales.

Lo opuesto sucede con los otros candidatos radicales. Y en ello coincidirán con sus contrapartes del peronismo. Según cómo se de esta coincidencia, Ricardo Alfonsín puede terminar siendo compañero de ruta en este terreno tanto de los disidentes del PJ, como de los Kirchner. Se entiende por ello hasta ahora ni él ni Cobos hayan hecho ninguna mención a cómo piensan resolver este asunto.

Es mucho más claro en cambio lo que piensan los demás candidatos. Tanto para Macri como para Carrió lo mejor es pelear con Kirchner, y que se hagan las internas abiertas si eso lo garantiza, y se suspendan si el PJ pudiera usarlas para consagrar a algún disidente que les diputaría sus bases electorales, o las que sueñan con tener. Es decir, es más claro lo que los outsiders quieren, que lo que quieren en los dos grandes partidos, pero tampoco es claro cómo piensan conseguirlo.

Todo dependerá, en suma, de lo eficaz que sean los Kirchner en llevar a la práctica lo que anuncia Rossi: empiojar al máximo la competencia política en y entre los partidos de aquí al 2011.

Posted in Kirchnerismo, Politica Argentina.

Tagged with .


6 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

  1. Pablo DB says

    Sobre Reutemann, me parece que te falta información. Como a todos los columnistas y cronistas políticos porteños. Leete a Mauricio Maronnna en La Capital de Rosario, el tipo que tiene más llegada al Lole y a su entorno. El Lole no se queda en boxes, está esperando para salir. Y negocia: con el Colorado, que podría ser su vice, pero también con Néstor. Sí: con Olivos. El Lole es la garantía de la transición segura y con impunidad, o sea, sin cárcel y hasta con cierto capital político (del otro ya tiene cantidades enormes). Lole teje todo el tiempo desde su casa en Santa Fe. No se queda quieto mirando la soja, como creen ahí en Buenos Aires. Habla con la embajada, con Bergoglio, con los radichas, etc. El tipo se manda, espera porque tiene tiempo y todos los otros no le hacen sombra. Al contrario, acentúan su peso por ausencia. Saludos

  2. Marcos Novaro says

    A intérprete de la esfinge no te voy a ganar, así que te creo.

  3. Matias says

    Marcos, ¿podrias desarrollar mejor porque a Carrio le convendria las internas abiertas si ella seria candidata única de su partido, lo mismo Macri?

    Muy interesante el punto en el que señalas que la Coalicion Civica tiene rasgos similares de transversalidad como la Concertación Plura.

  4. Marcos Novaro says

    Estimado Matías, mi opinión no era que a Carrió y Macri les convenga en sí que haya internas abiertas, sino sólo en la medida en que eso sirva para complicarle la vida a posibles candidatos alternativos del peronismo y del radicalismo: para ambos es mejor competir con un Kirchner fuerte y con debilitados disidentes del PJ y radicales (más sus aliados eventuales), que eso vaya a resultar de la aplicación de la reforma política o de sus suspensión es algo que aun no pueden saber y por eso es que creo tampoco se han definido respecto a si prefieren que se aplique o se suspende. Ese es el punto que quería resaltar: en lo que todos están de acuerdo, finalmente, es que lo mejor es que por ahora no se fijen muy firmemente las reglas de juego, así tienen más margen de libertad para acomodarse a un escenario incierto, con lo cual la incertidumbre crece, y también el juego especulativo. En suma, en la política pasa lo mismo que en la economía, casi todos dicen preferir un escenario más estable, pero muchos de los que así opinan por lo pronto juegan a la inestabilidad, porque creen que pueden beneficiarse de ella. Al final, sólo algunos pocos sacarán realmente provecho, pero claro, es difícil que eso pese en los cálculos de los actores.

    Saludos

  5. Matias says

    Gracias Marcos, sigo atentamente tus escritos como también los aportes que se hacen desde El Club Politico Argentino que sirven para salir de una falsa antinomia con Carta Abierta.

    Me gustaria un poco que se discutiera un poco más sobre “la centroizquierda” o el “progresismo”. Yo la verdad que no ubico a un nacionalista de izquierda como Pino Solanas en el mismo lugar que a un liberal de izquierda como Ruben Giustiniani. Tampoco la veo a Margarita Stolbizer o a sectores del radicalismo o de la propia Coalicion Civica en un mismo lugar.
    Se problematiza poco sobre esos terminos. Yo creo que lo que gobierna en Santa Fe si es una expresion real de “centroizquierda”. Pero bueno, veo que los debates no se estan dando en esa direccion.

    Con 24 años y siendo estudiante de comunicacion pregunto, hubo conservadores criticos durante los 90 de Menem? ¿El dilema por el que hoy atraviesa la izquierda lo tuvo algun sector de centro derecha para no acompañar “en nombre de la modernización del estado”? ¿Béliz expresaba eso? Creo que es necesario que la centroderecha se repiense a si misma tambien.

    Saludos

  6. Marcos Novaro says

    Bueno, la ruptura de Cavallo con Menem bien puede entenderse a la luz de esa tensión: una derecha modernizadora que “usó” a Menem y el PJ y en cierto momento pensó que tenía ya suficientes recursos para seguir su camino sola. Y tal vez podría haberlo logrado. Si comparamos eso con la actual configuración de opciones izquierda, entre oficialismo y oposición, el panorama es más variado, fragmentado y confuso, en parte porque lo que quedó por el camino sin concretarse realmente fue la promesa de recomponer el sistema de partidos, y en parte porque la izquierda en general ha tenido más dificultades para convertir sus oportunidades en iniciativas de cambio concretas. Kirchner no permitió que nadie creciera a su somba por izquierda, y todas esas fuerzas que siguen con él, se han alejado, o nunca aceptaron su cooptación tienen por sí mismas menos que mostrar que Cavallo en 1996, que había derrotado a la hiper y estaba cambiando el estado y la economía, bien o mal, por entonces parecía a muchos que bien. Hoy Binner y el PS tienen para mostrar Santa Fe, Stolbizer y Solanas que se mantuvieron independientes cuando todos corrían atrás del éxito gubernamental, pero qué más hay?