Skip to content


Crónicas de los juicios – Tercera Entrega

Luego de su detención en España el pasado 22 de septiembre, arribó al país el ex marino Julio Poch, acusado de haber piloteado los aviones desde donde se arrojaron personas vivas al mar durante la última dictadura.

Los que frecuentamos los tribunales de Comodoro Py sabemos que la presencia de la prensa en la puerta del lugar sólo puede significar que alguien importante tiene que declarar y el caso de Poch no fue la excepción. En horas de la mañana arribó a los tribunales y prestó declaración indagatoria frente al titular del Juzgado Federal nº12, Sergio Torres, en el marco de la megacausa ESMA. En su declaración, el ex piloto de la Armada afirmó que todo se trataba de un “malentendido” y responsabilizó a sus compañeros de la compañía aérea neerlandesa Transavia, quienes luego de haber escuchado las confesiones del ex marino, se presentaron ante la Policía Nacional para realizar la denuncia.

DSC00179

Días atrás, en el mismo edificio había prestado declaración testimonial la ex detenida-desaparecida, Graciela Daleo, quién relató como el Tigre Acosta -Jefe del Grupo de Tareas 3.3.2 de la ESMA- los amenazaba constantemente con lo que luego se conoció como vuelos de la muerte: “Acá hablo todos los días con Jesusito. Jesusito me dice: ‘Si Fulanito se va para arriba’, yo te doy un pentonaval y te vas para arriba”. Ese fue el destino de la mayoría de los desparecidos de la ESMA, que narcotizados eran subidos a los aviones Skyvan de la Prefectura y una vez mar adentro eran arrojados vivos al mar.

En este contexto, Julio Poch es el primer detenido por vuelos de la muerte en nuestro país y se lo investiga por su participación presunta en 950 casos de violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura militar.

Vale la pena recordar que en 1995 el ex represor de la ESMA, Adolfo Scilingo, confesó al periodista Horacio Verbitsky su participación en los vuelos de la muerte y por ello fue posteriormente detenido y enjuiciado en España. Scilingo fue sentenciado a 1084 años de prisión por el Tribunal Supremo español y recientemente se le negó la concesión de un recurso extraordinario para obtener una revisión de la sentencia.

Posted in DDHH, Politica Argentina, Usos de la historia, Violencia y politica.


7 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

  1. Ernesto says

    Matías, he leído tu crónica de los juicios con interés. Lamento decirte que no he encontrado nada que no salga en los diarios. Ni siquiera una opinión.

  2. G. Politicol says

    Muy bueno. Otra iniciativa interesante que cubre el juicio día x día: http://www.cels.org.ar/wpblogs/ccesma/
    Saludos

  3. Matías says

    Sí, el sitio del CELS está bastante completo y se puede encontrar información muy valiosa por allí.
    La verdad que es bastante complicado encontrar información sobre esta causa y si bien la idea no es hacer una crónica exhaustiva de lo que ocurre, lo que intentamos es difundir estos juicios que son tan importantes y que ocupan escasos renglones en la mayoría de los medios.

    Saludos

  4. Ernesto says

    Serían importantes si se ajustaran a derecho. Son sólo un show, una cortina de humo.
    El gobierno los usa para mantener su “mística” sobre la izquerda K.
    El CELS y otros organismos los usan para legitimarse políticamente.
    Y todos ellos, además no quieren terminarlos, tan solo castigar con la prisión (ni verdad ni justicia) y mantenerlos en el candelero per secula seculorum.

  5. Matías says

    Ernesto:

    Te pido disculpas por el atrevimiento, pero me siento en el deber de corregirte, porque entiendo que tu postura se corresponde con la de muchos que tienen una preopinión del tema y desconocen el universo concreto de casos y elaboración doctrinaria y jurisprudencial que han desarrollado nuestros jueces en los últimos 20 años.

    Más allá de cualquier posible intencionalidad de los Kirchner en relación a la política de DDHH, que no pretendo discutir, creo que los juicios que se vienen celebrando a partir del fallo Simón de la CSJN (e incluyo a éste) son totalmente ajustados a derecho. Es más, me atrevería a decir que se ajustan a la más moderna doctrina jurídica a la que adhieren las naciones, y a la que la Argentina siempre llega tarde en su aplicación, en virtud de la tendencia conservadurista del Poder Judicial y otros sectores del poder que ejercern presión sobre éste.

    Soy testigo de que estos juicios, en especial el de ESMA se está llevando con el mayor del respeto por el derecho de los imputados que cuentan con instancias múltiples para apelar y hacer revisar sus reclamos, además de la paciencia infiníta que tienen los jueces a la hora de escuchar a estos mismos sujetos imputados. En sentido, ha habido absoluciones por falta de pruebas y esto es la prueba más grande de que el Poder Judicial está actuando conforme a derecho.

    Por último, los dos valores que has señalado como inexistentes creo que son los dos más importantes y hacia los cuales nos estamos encaminando. Que se esté conociendo la verdad, sólo puede ser negado por aquellos que abogan por el eufemismo de la “verdad completa” que en realidad no es otra cosa que un aggiornamiento de la teoría de los dos demonios. Y en relación a la Justicia, si esta es la constante y perpetua voluntad de darle a cada quien lo que le corresponde, podemos decir que finalmente se les está dando lo que le corresponde a cualquier delincuente que viole el orden normativo: la prisión.

    Te invito a que leas los distintos fallos que se encuentran publicados en el sitio http://www.cij.gov.ar y vas la amplísima elaboración jurisprudencial de nuestros Tribunales que se condice con los estándares de los tratados internacionales.

    Con todo respeto,

    Matias

  6. Ernesto says

    Matías agradezco tu respuesta.
    No soy abogado, asi que disculparas alguna imprecisión. Hablas de una elaboración doctrinaria de mas de 20 años para hacer las cosas como las están haciendo. Tenés razón. Un fuerte activismo ha puesto en marcha una revolución en lo jurídico, que solo apunta a hacer pagar por estos crimenes a casi todos los que hayan llevado uniforme.
    Las garantías de las que hablas, todas las instancias para apelar etc., etc., existen, pero son tan sólo formales. De hecho se ha hecho tabla rasa con el dictamen de la CSJ (CSJ democrática no contaminada por el menemismo posterior, las CSJ de Carrió y no la de Nazareno) en la causa 13, la de los Comandantes, donde reconocía la existencia de una “guerra revolucionaria”
    Pero la misma elaboración de la prueba es, no en todos los casos, discutible. Así cualquier militar que estuvo en un destino militar que fue centro de detención clandestino, pasa a ser culpable de cuanto desaparecido se presume pasó por alli. Este o no identificado en ese caso en particular.
    En las listas de esta víctmas, por las cuales se procesan a estos imputados, aparecen tanto personas perfectamente identificable como NN que nadie identifica pero muchos de los sobrevivientes denuncian, asi simplemente como NN. Por un NN de existencia dudosa se mete preso a un ser humano.
    Me llama la atención tu planteo: “además de la paciencia infiníta que tienen los jueces a la hora de escuchar a estos mismos sujetos imputados”. ¿no es obligación de un juez hacer esto? ¿porque lo destacas?, ¿es que acaso ya juzgas que no se lo merecen?
    Hay gente detenida desde 1999 sin sentencia, a medida que vencen los plazos establecidos por el pacto de San José de CR, se dosifican y amplían las acusaciones para que nadie alcance la excarcelación que legalmente les corresponde. Once años. Si esto le pasara al Gordo Valor o a Barreda, sería un escándalo. Como pasa con estos tipos, a nadie le calienta.
    Y si es por darle a cada uno lo que corresponde, la prisión, ¿porque no se juzga a los criminales de las organizaciones armadas clandestinas? Si, me diras, la lesa humanidad, etc., etc (no soy peyorativo, solo abrevio). Una muerte es una muerte, no entiendo porque debe prescribir la muerte de un soldado conscripto que defendía su cuartel en el Chaco y no la muerte de quienes propiciaban ese asalto. La lesa humanidad es un traje a medida para meter presos a los militares.
    No pretendo exculpar a todos los militares de lo que paso en esa época. Pero tenía razón Alfonsin, cuando hablaba de los niveles de responsabilidad.
    No soy partidario de la teoría de los dos demonios, pero tampoco de un único demonio, de un ogro malo que se despertó un día y comenzó a ahcer estropicios con unos pobres jóvenes idealistas.
    La realidad y la historia son algo mas complejas.
    La judicialización in extremis de una tragedía política como la vivida por nuestro país, merecía una solución política. Imperfectamente, la misma se estaba consiguiendo. la mayor amenaza a nuestro futuro por parte de unas fzas armadas poderosas y antidemocráticas, se estaba desvaneciendo sutil pero continuamente.
    Lástima que ese proceso haya sido interrumpido por unos oportunistas. Al grito de memoria, verdad y justicia, la memoria es incompleta, no hay verdad, porque tampoco se han creado mecanismos para incentivarla y en lugar de justicia solo hay castigo.
    Lamento que mi prosa no sea tan fluida como la tuya y te ruego no lo tomes con una falta de consideración hacia tu persona.

  7. Matías says

    Ernesto,

    Gracias por tu respuesta. Debo decirte que no es necesario disculparte, ni lamentarte por tu prosa, creo que en la medida que nos manejemos con respecto podemos usar este espacio para debatir.
    Aquí van mis respuestas a tus planteos:

    – En primer lugar, cuando dices que sólo están pagando los que tienen uniforme, tengo que decir que tu apreciación es correcta. Aquí no se están juzgando a los guerrilleros, como pretenden algunos, ya que hasta ahora la doctrina mayoritaria no considera a los delitos cometidos por éstos durante los ’70 como crímenes de Lesa Humanidad. Esto se debe, principalmente a que el derecho internacional busca castigar a los crímenes que se cometen al amparo del Estado, ya que para el resto de los crímenes, se supone que tenemos un Estado de derecho que se encarga de castigar. Esta es la postura de la doctrina internacional desde 1945 en adelante, en razón de que los Derechos Humanos surgen como respuesta de la comunidad internacional a los más graves crímenes cometidos al amparo del Estado, como lo fueron los crímenes del nazismo.

    – Con relación a la “formalidad de las instancias”, me parece una ligereza de tu parte afirmar eso, con basamento seguramente, en que estas no resultan efectivas en la mayoría de los casos para los planteos de los imputados. En todo caso habría que ver que argumentan sus abogados, que después de 25 años usan las mismas defensas que llevaron a la condena a los Comandantes en la Causa 13/84. Además, lo que planteas de los NN es falso, porque los imputados van presos por hechos concretos como son los tormentos, la privación ilegítima de la libertad y la muerte y las víctimas tienen nombre y apellido.

    – Mi planteo es, como observador de juicios orales, que los jueces permiten alegatos de tipo político o de otra índole que no hacen a la defensa del imputado ni al objeto procesal del caso. En principio diría que estas cuestiones como se van del marco del objeto de investigación no son pertinentes. Sin embargo, si el Tribunal decide escucharlas, es porque tiene una “infinita paciencia” (como dije antes), que hace al amplísimo derecho de defensa que otorga. Ese es el sentido que no has podido comprender de mis palabras.

    – Con respecto al excesivo tiempo que permanecen los imputados en prisión preventiva, estoy de acuerdo en el hecho de que la situación debería ser otra. Esto es parte de una deficiencia estructural que sufre nuestro sistema judicial y que alcanza también a los reos comunes y no sólo a los imputados por crímenes de Lesa Humanidad.

    – Con respecto al tema del juzgamiento a los “criminales de las organizaciones armadas clandestinas” creo que un poco lo respondí al principio, y lo reitero: el derecho internacional busca castigar a los crímenes que se han cometido bajo el amparo del aparato Estatal. Los crímenes fuera de este marco, como los cometidos por estas organizaciones no entran bajo la concepción de crimen de Lesa Humanidad, porque pueden ser juzgados por un Estado de Derecho. En todo caso, deberíamos preguntarle a Videla y cía. por qué no los juzgaron de acuerdo a las normas del debido proceso, en vez de secuestrarlos, torturarlos y aniquilarlos clandestinamente.

    En síntesis, noto que más allá de postules no adherir a la teoría de dos demonios, de tus palabras se desprende claramente que no es así. Desde el pedido de una “solución política” que no es otra cosa que un eufemismo para una amnistía, hasta el pedido del enjuiciamiento de los integrantes de las organizaciones armadas de los ’70. Se escuchan bastantes planteos de este tipo (más de lo deseado), pero pocos que realmente justifiquen y defiendan el actuar militar durante la dictadura. ¿Será que como no pueden decir nada bueno, no queda otra que descalificar a los otros?

    Yo creo firmemente en la Democracia como salida y solución a todos los problemas que se generen en una sociedad, y no en avasallamiento y abuso de poder que han cometido unos déspotas contra en nuestro país so pretexto de defender a nuestra patria. En todo caso, está en nosotros elegir a nuestras autoridades, y si estas no nos gustan tenemos la posibilidad cada 4 años de elegir una distinta.

    Gracias la Democracia, hoy TODOS los argentinos (y habitantes de este suelo) tenemos convenciones de Derechos Humanos que nos amparan de las arbitrariedades del Estado, incluso de aquellas que se cometen en contra de los imputados por crímenes de Lesa Humanidad. Por ello, te digo que no te preocupes, si son víctimas de alguna injusticia, hoy tenemos los mecanismos para que la situación se revierta.
    Saludos,
    Matias