Skip to content


La construcción política frágil

El dilema que mantiene a algunos líderes del ACyS en la destructiva ambivalencia del rechazo y el coqueteo a Elisa Carrió podría formularse de la siguiente manera ¿En qué medida la salida de Carrió implica la remoción de un líder que obstruye la construcción coalicional y cuanto una pérdida de capacidad para articular un discurso opositor y de mantener al electorado antipartidario de los centros urbanos?

Hay una variedad de elementos que podrían justificar acciones para mantener dentro del Acuerdo Cívico a Elisa Carrió y su Coalición Cívica. Carrió, es desde hace cerca de diez años un referente mediático y legislativo privilegiado para emitir un mensaje opositor a los gobiernos. Si bien su “ángel” esta en declive desde el pico de auge antipartidario de 2002/3, mantiene una eficacia nada desdeñable en el discurso público, lo que le ha permitido representar al electorado antipolítico en centros urbanos y con ello, absorber, en primer lugar, figuras que se desprendían de otros partidos (CC) y, en segundo lugar, hacerse rentable para seducir socios coalicionales (ACyS).

Imagen: www.lanacion.com.ar

Pero el discurso de Carrió puede funcionar para armar agrupaciones de dirigentes alrededor de su figura pero parece incompatible con una coalición de partidos. Un rejunte de dirigentes puede danzar al ritmo de una melodía antipolítica pero no lo pueden hacer partidos. Los partidos tienen vida y tiempos internos, reglas, militancia, competencia, es su tarea desarrollar recursos y estructuras institucionales, ejercer distintos estamentos de gobierno, etc.  La Coalición Cívica desde el nombre no pretende ser un partido, y no puede serlo porque el discurso de su líder capta votos mientras impugna ferozmente la lógica de construcción institucional partidaria.

La contradicción es muy evidente en su carta de virtual renuncia al ACyS. Allí Carrió procura seducir y absorber a dirigentes radicales (“Gerardo, Mario, Ricardo y Ricardito”) y al mismo tiempo impugnar el partido en el cual estos son encumbrados dirigentes: identifica a la UCR como “las fauces del viejo corporativismo cínico y corrupto”. El resultado conduce a armados políticos frágiles que no pueden ser más que rejuntes de dirigentes. Porque su discurso y su acción impugna la institucionalización de los partidos y la consolidación de las coaliciones.

La paradoja es que no es improbable que la oferta electoral de la próxima elección acabe mostrando a Carrió y Solanas bajo un mismo cartel. Por lo pronto hoy es sólo una mutua necesidad de dos náufragos de dar señales para evitar que cristalice la idea de que están aislados y sus perspectivas para el año que viene son meramente testimoniales, en un contexto que no será favorable para ese rol. La candidatura de Solanas ha ido decayendo, en la medida que casi todos sus votantes potenciales venían del kirchnerismo y desde que este se recuperó, volvieron a él. Carrió sigue perdiendo adhesiones más allá de que un porcentaje de gente le crea y reconozca su rol como fiscal del gobierno. Su credibilidad, como siempre, está muy por encima de sus posibles porcentajes electorales. Mientras más se confirme que la competencia para el 2011 será muy exigente, estas opciones tendrán menos chances de terciar.

Posted in Politica Argentina.

Tagged with , , .


4 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

  1. Mariano says

    Carrio demostró que no puede formar parte de un partido donde ella no sea la figura estelar del mismo. Sola erosiona su imagen, primero al cambiar de discurso y luego al demostrar al electorado que no puede combinar un espacio con otras fuerzas. Creo que no le escapa al error común de la oposición, haberse confiado luego de la 125 de que el Gobierno esta herido de muerte.

  2. pablo DB says

    “Melodía antipolítica”, “rejunte”, etc. Demasiada adjetivación despectiva, me parece. Lo cierto es que Carrió hace lo que ningún otro politico hace: decir las cosas más duras que deben decirse. Y eso no es antipolítica, al contrario, es la búsqueda de las precondiciones para una política que merezca ser practicada.

  3. gauchogps says

    Mmm… tengo otra visión… fijate en mi post “Carrio, clarín y la ultima muralla”, en elgauchogps.blogspot.com
    Se lo dediqué a Lilita… Abrazos!

  4. Illya Kuryakin says

    Reconcoerle su rol de “fiscal del poder” me pareció suficiente en cuanto a los méritos de la chaqueña, aunque no comparta la impresión de Pablo DB de que es la única que dice lo que debe decirse. Convengamos en que sus últimas declaraciones sobre lo “ineptos” que serían sus anteriores socios para tomar decisiones apuntala mi observación sobre el espíritu antipolítico que la anima, y no da precisamente mucho sustento a la idea de que detrás suyo se esté armando nada parecido a una “política regenerada y digna”.