Skip to content


¿Por qué no? (o todo lo que es sólido se desvanece en el aire)

Si algo ha caracterizado al peronismo en los últimos 25 años es su capacidad de adaptarse a las nuevas circunstancias de modo de conservar el poder estatal, la savia que alimenta su funcionamiento cotidiano. Para ello ha sabido deshacerse de líderes que poco tiempo antes habían sido útiles a dicho objetivo. ¿Por qué no habría de repetirse este fenómeno el año próximo? Con la aparente caída de la opción Lole, todas las miradas apuntan hoy hacia el gobernador de la provincia de Buenos Aires.

¿Por qué no giraría el planeta peronista hacia el liderazgo de Daniel Scioli?; ¿Por qué el poder territorial del peronismo, más sus aliados sindicales, más varios etcéteras, no se encolumnarían con quien mejor asegurara su continuidad?, ¿quién, dentro del peronismo, objetaría la candidatura de un ganador seguro, y capaz de volver a integrar a toda la estructura?, ¿quién, dentro de la maquinaria, se resistiría a una fórmula que llevara al motonauta a la presidencia y a De Narvaez a la gobernación?, ¿qué fuerzas extrañas operarían esta vez para que un líder sin chances arrastrara tras de sí al conjunto del movimiento nacional? Es natural que Kirchner busque estirar su liderazgo y apele a todos los recursos para ello, como lo es el hecho de que gobernadores e intendentes, es decir el peronismo realmente existente, no saquen los pies del plato hasta que esto sea necesario. Pero es indudable que las placas tectónicas del peronismo han comenzado a moverse. ¿Alguien sabría dar alguna razón de por qué no habrían de hacerlo esta vez?

Posted in Política.


One Response

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

  1. valentín says

    Triste la noticia del fallecimiento y mas triste nuestro destino.
    Si algo le faltaba al proyecto de mutación del peronismo, es la desaparición de Kirchner.
    El camino les quedó mas allanado aun.