Skip to content


Oportunidad, fortuna, virtud

Néstor Kirchner supo contar con los tres atributos requeridos por Maquiavelo para el éxito del príncipe.
La oportunidad se presentó antes de lo que él mismo había esperado. El país entró hacia fines de 2001 en una crisis política colosal. Duhalde asumió la presidencia y capeó el temporal, pero debió conformarse con el rol de gran elector. Ninguno de sus favoritos “movía el amperímetro” en los sondeos, y allí apareció la opción K. A su vez, la sociedad argentina de 2003 ofrecía la oportunidad para un liderazgo excepcional que proveyera de estabilidad a un sistema político jaqueado por la crisis.
La fortuna también estuvo de su lado. Durante los siete años en los que le tocó ser el jefe máximo del gobierno los altos precios y la creciente demanda de los principales commodities hicieron posible una política de expansión del gasto que puso a su gestión como contra cara de las denostadas políticas de ajuste del ciclo anterior.
Pero NK fue también un político virtuoso. Supo aprovechar la oportunidad y usufructuar eficientemente su fortuna. Supo tejer complejas e intrincadas alianzas, y destejerlas cuando fue conveniente; supo generarse amigos y fue, al menos durante los primeros años, muy hábil para definir enemigos. Supo convencer a algunos, cooptar a muchos, y aplastar a otros. Logró que algunos lo amaran, pero sobre todo que unos cuantos le temieran. Supo decir cosas diferentes a diferentes oyentes, y a usar a los consejeros en función de sus intereses. Supo siempre cuáles eran sus objetivos, y apeló a los mejores medios a su alcance para obtenerlos.

Cristina Fernández de Kirchner es, qué duda cabe, una política de gran talla por su propio peso. Pero ser un político de fuste no es igual a ser un príncipe exitoso. La oportunidad ha surgido de su propia desgracia personal; su fortuna es la ausencia de liderazgos alternativos claros dentro del peronismo y el desconcierto generalizado de la oposición. Desde este lunes, despojada la presidente de la figura tutelar de su marido, se podrá evaluar si la virtud política es también uno de sus atributos.

Posted in Política.

Tagged with .


3 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

  1. Ernesto says

    Muy bueno!!!

  2. federico says

    el tema no fue solo los altos precios de las materias primas, las tasas bajar abruptamente despues del 9/11. sobre una deuda de 200 mil millones una baja de casi 5% de la tasa de usa es un costo de refinanciamiento anual que se te reduce en 10.000 millones. a eso le sumas un gran aumento de la recuadacion por retenciones y el default de rodriguez saa y tenes que durante todo el gobierno ka fue todo fortuna.
    insisto con estas condiciones hoy teniamos a ines pertine

  3. mariano says

    muy bueno