Skip to content


La reforma electoral y la definición de candidaturas de un frente opositor

La periodista de LN le pregunta a Hermes Binner si podría ser el vice de Alfonsín en caso de que éste le ganara la interna a Cobos.

La pregunta está mal planteada, sencillamente porque ni Binner ni ningún otro cuentan con la opción de incorporarse como candidato a vice de un candidato presidencial después de la interna. De acuerdo a lo establecido por la ley, en las internas abiertas compiten las fórmulas presidenciales completas (candidato a presidente y a vice), sin que éstas puedan alterarse con posterioridad a la elección. Conclusión: si hubiera internas y Binner decidiera ser el candidato a vice de Alfonsín, debería definirlo antes de dicha elección.

Creo que se trata de un punto de la reforma electoral sobre el cual se ha dicho muy poco y que, sin embargo, podría tener cierta incidencia en el comportamiento de los actores, sobre todo en el caso de coaliciones electorales, aun si no hubiera internas competitivas (o precisamente, como incentivo para que no las haya).

La integración de una fórmula presidencial abre el juego para la conformación de coaliciones electorales, tanto entre diferentes partidos como entre diferentes sectores internos de un mismo partido. En Estados Unidos y en Uruguay las primarias definen al candidato presidencial; luego la selección del candidato a vice permite ampliar la coalición que se presentará al electorado. El modo en que el Frente Amplio uruguayo procesó su interna y definió candidaturas en el último proceso electoral es ilustrativo de las restricciones que impone la reglamentación argentina a la conformación de una fórmula coalicional integradora. Las internas del FA enfrentaron a José “Pepe” Mujica y Danilo Astori. Como es sabido, Mujica ganó, pero luego del triunfo se incorporó a Astori en la fórmula como candidato a vicepresidente. De este modo, la conformación de la fórmula permitió contener a los diferentes sectores que se habían enfrentado en la interna (los de un perfil más claramente de izquierda, que habían apoyado a Pepe, y los más moderados de Astori).

Esto no es posible con nuestras reglas electorales. La disposición según la cual en la interna deben presentarse las fórmulas completas quedando imposibilitados de presentarse para cualquier cargo los miembros de la fórmula derrotada es especialmente inconveniente para los frentes electorales. ¿Por qué es esto así? Fundamentalmente porque al obligar a presentar fórmulas luego inalterables para presidente y vice, alienta el surgimiento al interior de estos frentes de  sub coaliciones de relativa paridad que competirán entre sí con el resultado de que una de ellas quedará en los hechos alienada de la elección presidencial.

Es cierto que, en cualquier caso, con la candidatura del oficialismo virtualmente decidida la oposición tiene motivos más contundentes para no postergar la definición de sus principales postulantes hasta el mes de agosto de 2011. Pero la imposibilidad de integrar a los sectores derrotados en la interna en una fórmula conjunta es otro factor disuasorio para llegar a dicha instancia sin haber resuelto esta cuestión.

Posted in Política, Reforma electoral.

Tagged with .