Skip to content


El Imperio y la oposición argentina

Hasta aquí,  la publicación de los cables nos conduce a dos reflexiones principales.

La primera de ellas es que los norteamericanos son, después de todo, de lo mejorcito que hay en la aldea global. Sobre esto ya ha habido diversos comentarios; nosotros básicamente coincidimos con la idea de que USA es el mejor imperio, pero no tanto en términos históricos, sino el mejorcito disponible en los tiempos que corren. Los cables, revelando comentarios y acciones de diversos líderes mundiales, nos confirman aquella intuición.

La segunda reflexión refiere a la agudeza conceptual y el nivel de información de los diplomáticos de este imperio benevolente a la hora de describir a la oposición en el sistema político argentino. La reflexión en cuestión surge del cable en el que se repasa las reacciones del arco opositor frente a las declaraciones de Arturo Valenzuela sobre la seguridad jurídica.

Veamos: el listado de los principales actores comienza, vaya uno a saber por qué, por Hermes Binner, “a highly regarded moderate Socialist and possible presidential candidate” (punto para Binner), continúa con Rubén Giustiniani, “who usually coincides with Binner” (punto para RG y para el PS, que arranca 2-0 frente al resto de la oposición), continúa con Ernesto Sanz, acompañado por un lacónico “the head of the Radical Party”, y sigue con quien seguramente quedará más conforme que todos, Margarita Stolbizer, caracterizada como “a prominent opposition leader”. Último lugar para Pino, a leftist congressional deputy. Y sanseacabó.

Resultado: socialistas 2, radicales 1, Margarita 1 (pero como prominent leader), Pino 1. Lloran PRO y el Peronismo Federal, intrascendentes para el Departamento de Estado.

Posted in Política.


4 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

  1. El Observador says

    También nombra a Ricardo Alfonsín, radicales 2.

  2. Marcos Novaro says

    El siempre sutil Boudou acaba de decir que la filtración es una vergüenza para Estados Unidos, no para Argentina. El hecho de la filtración es una cosa, el contenido de los documentos es otra. Se ha dicho también que Cristina queda bien parada porque que hable mal de ella la diplomacia norteamericana la beneficia ahora que se “rinde ante el FMI”, evitándole tener que dar explicaciones a la izquierda. Es un argumento muy rebuscado. También se ha dicho que no hay nada nuevo en los cables, que lo que ahí se dice, que Estados Unidos y España desconfían del populismo argentino, consideran la democracia local muy débil, usaron a los Kirchner para contener a Evo, y se alarman con la corrupción, era ya por todos conocido. Esto también es discutible: lo fundamental de los cables es que muestra que las preocupaciones que sutilmente los diplomáticos norteamericanos han expresado en público sobre nuestro país no son hipócritas, sino que revelan opiniones y convicciones aun más duras. Esto, claramente, deja bien parados a los norteamericanos, y muy mal parados a nuestros gobernantes. Saludos

  3. El Observador says

    A pesar de no coincidir generalmente con Boudou esta vez tiene razón. El problema es de EEUU, ya que al “mejor imperio” no le pueden robar 250.000 cables de su diplomacia. por eso la preocupación de Hillary y sus compatriotas.
    En cambio, los países y líderes a los que se hace referencia no tienen nada que explicar, porque lo que opine EEUU de ellos no es asunto suyo. Por eso el silencio de todo el mundo (Italia, Francia, España, todos “países serios” alejados del “populismo” que molesta tanto). En todo caso quien tiene que disculparse es EEUU.
    En cuanto a CFK, no creo que vaya a perder votantes porque EEUU está preocupado po su salud y sus estrategias políticas. En este momento parece que a CFK nada le puede afectar (tampoco los mails de Jaime, ni la ausencia de presupuesto), hoy por hoy, todo le suma.

  4. Marcos Novaro says

    Tal vez Observador tenga razón, pero eso sería o no una buena noticia? Esa es me parece la discusión. Y una corrección: hay unos cuantos que sí tienen cosas que explicar, que no lo hagan es otra cosa.