Skip to content


La interna del PS en Santa Fe y la relación entre partido y gobierno en las provincias

La interna entre los sectores de Binner y Giustiniani permite observar dos características interesantes del PS en Santa Fe en relación con las relaciones entre partidos y gobiernos. Una de estas características asimila al PS a los demás partidos que llegan a gobernar provincias en Argentina; la otra lo diferencia de todos ellos.

Lo que iguala al PS con el resto de los partidos es que, alcanzado el gobierno de una provincia, no es el partido en sí sino el líder ganador de la elección quien ejerce efectivamente el gobierno. Aunque suele hablarse del gobierno de los socialistas en Santa Fe, en realidad no es un partido como tal, aun cuando en este caso se trate del más orgánico del país, sino el gobernador y su grupo de allegados (con afiliación previa o no), quienes gobiernan y conforman los equipos de gestión. Las declaraciones de Binner, señalando que desconoce cuál es plan de gobierno que tendría Giustiniani para Santa Fe, y remarcando que el presidente de su partido no ha tenido participación alguna en la gestión gubernamental del único gobierno del PS en el  país, si bien llamativas por su crudeza, y probablemente inconvenientes para la buena imagen del partido, explicitan lo que es, en realidad, lo corriente. Es el gobernador y no el partido al que pertenece quien ejerce el gobierno. Claro que, a menudo, el gobernador, por el mismo hecho de serlo, se constituye en el líder incontestable del partido.

Y es aquí, en este punto, lo que este caso mantiene como específico. Precisamente, en Santa Fe el gobernador no se ha constituido, a partir de su acceso al gobierno provincial, en el líder único e indiscutido del partido. Aunque en otro post ya señalamos que la idea habitual en la literatura politológica según la cual el gobernador es “the only party boss” no coincide exactamente con lo que ocurre, no es nada común que un gobernador con altos niveles de imagen positiva y con abundantes recursos deba lidiar con un liderazgo alternativo potente proveniente de las entrañas mismas de su propio partido. En una palabra, a diferencia de lo que ocurre en general con el PJ y la UCR en las provincias en las que son gobierno, el PS en Santa Fe parece no estar completamente mimetizado con las estructuras del gobierno provincial ni parece agotarse completamente en ellas.

PD: Dicho sea de paso, esta fiera interna, que puede poner en riesgo la continuidad del PS en el gobierno de Santa Fe, muestra una vez más lo poco que funciona la idea de partidos como unidades maximizadoras de votos.  Son los intereses de los grupos internos y sus líderes, en este caso como en todos aquellos en los que en un partido existen diferentes grupos, los que explican la dinámica partidaria.


Posted in Política.