Skip to content


Peter Mair. Adiós a un gigante





Es difícil encontrar un estudioso de los partidos políticos que no admire la lucidez y sagacidad con que Peter Mair  supo comprender y describir los cambios que se estaban produciendo en la política de partidos de las últimas décadas del siglo XX. Su trabajo es seguramente uno de los más influyentes en este campo en los últimos 20 años.

En Leiden, en Florencia – los últimos lugares donde trabajó –, y en realidad dondequiera que fuera, era el tipo al que todos querían escuchar. Su forma de ver, de entender, de explicar los acontecimientos y los procesos de la política era siempre original, brillante y sencilla a la vez. En un ambiente donde muchos viven de repetir sus dos o tres líneas, Peter sorprendía siempre con sus novedosas, aunque siempre igualmente fundadas y consistentes interpretaciones.

Peter era el profesor con quien todos los alumnos querían cursar, a quien querían tener como supervisor. Era, también, con el que todos los colegas querían trabajar, tanto como ir a cenar o a tomar una cerveza para charlar de política, de libros, de música, de cultura en general.

Tuve la gran fortuna de disfrutar de todas esas instancias. Ahora caigo en la cuenta de que nunca conocí a otra persona que gozara de un reconocimiento y una admiración tan profunda, tan genuina, en una comunidad extendida, diversa, y altamente competitiva de profesionales.

Peter Mair murió ayer a los 60 años de un ataque al corazón mientras pasaba las vacaciones en su Irlanda natal. Deja un vacío enorme en todos los que lo conocimos y, creo, en la ciencia política contemporánea.

Una breve semblanza escrita hoy por David Farrell, aquí

Posted in Política.