Skip to content


Moderación: ¿A cambio de qué?

Por primera vez el gobierno de CFK intentará arbitrar la ronda de negociaciones colectivas enemistado con el sector que conduce la CGT. Su capacidad para evitar desbordes en los reclamos será clave para el control de la situación económica. Pero para ello exige moderación sin ofrecer concesiones a los sectores sindicales que podrían ser útiles en esa tarea. ¿Cuáles son sus posibilidades de éxito ahora que el sindicalismo ha pasado a ser un actor secundario dentro de la nueva coalición de gobierno?

El kirchnerismo ha cambiado su perspectiva acerca de cómo obtener moderación por parte del movimiento obrero. En sus inicios buscó este recurso mediante el establecimiento de  intercambios políticos con los gremios que podían ejercer cierta mesura en el resto de las rondas de negociación. La entrega de espacios de poder y recursos económicos le permitió hasta hace algunos años cierto grado de autoridad para alcanzar un éxito relativo en el control de la puja.

El gobierno ha interrumpido esta estrategia. Por el contrario, ahora solicita a los gremios que se moderen a cambio de nada, o mejor dicho, a cambio de los buenos tiempos vividos. Su exigencia se funda exclusivamente en un capital que le es propio: su amplia legitimidad electoral. Su argumento es que el movimiento obrero ha sido uno de los actores más beneficiados por el “modelo” y que ahora tiene que ser consecuente con la nueva realidad marcroeconómica, que le exige sacrificar sus reivindicaciones salariales de máxima (25% de aumento en general, algunos más del 30%) para ajustar las cuentas.

Pero ¿Serán suficientes los controles oficiales y su recurrente crítica a las prácticas “extorsivas” de los gremios para evitar desbordes? ¿Cuáles son las posibilidades de que el grueso de los sindicatos reconozcan su capacidad de arbitraje sin concesiones de por medio? Más aún, ahora que han perdido sus privilegios dentro de la coalición dominante y no tienen garantizado un buen pasar durante el tiempo que dure el ajuste.

Hasta ahora puede decirse que ha obtenido un éxito a medias. Un importante sector sindical, denominado “independientes” (SMATA, UOM, UPCN, UOCRA), se ha mostrado dispuesto a apegarse a la pauta oficial (18%). Su motivación para la moderación está más que clara. En pocos meses se abrirá formalmente la competencia por el control de la CGT, en la que ya se han anotado. Por lo que entienden que si pretenden convertirse en los nuevos legítimos interlocutores del movimiento obrero ante la Casa Rosada, primero, deberán hacer buena letra. Que importantes sindicatos industriales “vayan al pie” del gobierno, demuestra que la estrategia oficial de ninguneo ante el moyanismo y de no negociar frente a la “extorsión” comienza a dar sus frutos.

Pero el resto de los gremios no tienen un incentivo semejante en el marco de la interna cegetista. A ello se le suma el problema de la fuerte dispersión salarial de los últimos años. Esto es, la presión de los sindicatos de los sectores más rezagados para reequilibrar sus ingresos con el resto, debiendo para ellos superar el techo oficial. Es probable, entonces, que si el gobierno se empeña en evitar desbordes deberá asumir el costo de generalizar instrumentos más severos y restrictivos, como los utilizados en la reciente disputa con el sindicato de peones rurales. En dicha ocasión, el Ministerio de Trabajo se negó a homologar el aumento acordado previamente entre trabajadores y empresarios, del 35,7%, reduciendo unilateralmente esa suma al 25%.

Posted in Politica Argentina, Sindicalismo.


4 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

  1. MR says

    a ver ahora si lo repito: no será que además de lo que decís (participar en la CGT como tb sugieren por acá http://www.ambito.com/noticia.asp?id=624834) estos sindicatos industriales esten dispuestos a moderar pauta a cambio de mantener el nivel de actividad? Recordemos que el inefable de Rattazzi siempre está muy dispuesto a parar un turno frente a la primera de cambio (método q por otra parte, hay q reconocerlo, le valió conseguir del gobierno casi todo lo que se propuso).

    Ese incentivo camioneros no lo tiene tan claro (menos elástico el nivel de su actividad a los humores del mercado brasileño acaso?) por lo q, en tanto q actividad no transable, puede (y debe) exigir más aumentos q los industriales.

    Será?

    Abzo,
    MR

  2. Enzo Benes says

    Querido MR, coincido totalmente con tu comentario, que complejiza aún más el análisis sobre la moderación salarial. Seguramente el incentivo moderador de los sindicatos industriales, dado por la competencia por el liderazgo de la CGT, este combinado con otro de corte económico. Si ellos efectivamente están preocupados por mantener el nivel de actividad, lo más probable es que consideren que no les alcance con moderarse ellos solos y, entonces, busquen influir sobre otras discusiones salariales, y para eso necesitan la CGT. Con lo cual parecería haber cierta “endogeneidad” o reciprocidad entre ambos incentivos. Otra de las cuestiones interesantes a tener en cuenta, que mencionás, es cómo los problemas generados por la crisis internacional van abriendo grietas entre las preferencias de los sindicatos industriales y los del transporte. Estos últimos han sido los más beneficiados por los subsidios. Los subsidios y el dinero de los contribuyentes (en el caso de camioneros) explican en gran medida los enormes aumentos salariales del sector en los últimos años. Habría que discutirlo, pero es probable que después de beneficiarse tantos años seguidos de los fondos públicos, y sin mayores miramentos a los aumentos del nivel de productividad, hayan terminado de adquirir las características de los que Olson llamaba “coaliciones distributivas”. Un abrazo.

  3. Bel says

    Enzo, no veo por qué decís que el gobierno esta vez pide moderación a cambio de nada.
    Qué espacios de poder que el sindicalismo tenía ahora ya no tiene? Digo no es que hace dos años tenían muchos más legisladores que ahora (yo casi diría lo contrario) o que hayan perdido el control de ciertos organismos claves. Tampoco es el caso con el tema de los subsidios -que tanto han beneficiado a gremios como camioneros. Desde donde yo lo veo, el gobierno sigue dando muchas concesiones y es por eso que los gremios -incluido camioneros- tienen muchos incentivos para moderar.
    Por otra parte, algo q vos no mencionás pero me parece una variable fundamental para estudiar la moderación es la capacidad que tienen las conducciones nacionales de estos gremios de imponer la moderación a sus dirigentes medios y de base. Hay varios sindicatos que tienen comisiones internas o seccionales muy activas donde la presión de las bases para “pedir más” es fuerte.

  4. Enzo Benes says

    Querida Belén, mi argumento es que por el momento “cortaron el chorro” de las concesiones , no que les vayan a sacar lo ya obtenido. Tres cuestiones: 1) Hace poco terminé de escribir un breve artículo para HOSA, que tocaba el tema de la evolución de la presencia de diputados de extracción sindical dentro del bloque peronista en la Cámara de Diputados. Para el periodo 2009-2011 había un 14,9% de diputados de extracción sindical. Ahora bien, para este periodo (2011-2013) la presencia se reduce a 5,9% . Con lo cual, sí tienen en general menos legisladores. Les cerraron la puerta en la cara, literalmente 2) Tenés razón con lo de los subsidios, aunque podría argumentarse exactamente lo contrario. Ambos sabemos que lo que ha inflado en estos últimos años el salario de los camioneros han sido los subsidios y la plata de los contribuyentes (esto último en el caso de los recolectores de basura). Entonces, en ese sentido puede decirse que los subsidios más que jugar a favor de la moderación, en realidad, juegan a favor de pedir aumentos sin miramentos al aumento de la productividad o algo por el estilo (algo que sugirió MR anteriormente. Esto es, la distancia de preferencias entre sindicatos industriales y del transporte). En otras palabras, es probable que los subsidios, luego de un tiempo, favorezcan la lógica distributiva. Otra cosa que también sabemos es que hasta ahora lo que los camioneros venían haciendo, en realidad, era una moderación “simulada”. Firmaban un aumento que, de hecho, era el básico, y con los adicionales obtenían un aumento que terminaba superando la pauta. O sea, se moderaban para la foto. Ahora hay que ver que hacen. 3) Tenés toda la razón con respecto a la importancia de las relaciones verticales para entender la moderación intra-sindical. Saludos.