Skip to content


La lucha por ganar diputados entre las facciones peronistas de Córdoba

cfk de la sota

La Casa Rosada (FPV-PJ) y la Casa de las Tejas (Unión por Córdoba – PJ,) mantuvieron una relación oscilante a lo largo de la última década[1]: en los procesos electorales de 2003, 2005 y 2007 se presentaron juntos, en 2009 fueron separados y en 2011 acordaron competir en arenas electorales separadas. En las legislativas de 2013 el PJ competirá nuevamente dividido por las nueve bancas que se ponen en juego. A continuación mencionamos tres aspectos de la relación entre estas dos facciones del PJ en Córdoba que signaron el proceso de conformación de las listas legislativas de 2013.

1) UPC: mucho poder local y pocos diputados nacionales

En la última década, la cooperación con el gobierno nacional resultó productiva para Unión por Córdoba (UPC gobierna la provincia desde 1999): mantuvo al peronismo unido, recibió fondos y retuvo la gobernación. Pero no para que sumara representación propia en el Congreso. Los primeros puestos en las listas a diputados y senadores nacionales fue el precio que tuvo que pagar UPC para conseguir cooperación (fondos) del ejecutivo nacional, que logró imponer allí sus candidatos. De los dieciocho diputados nacionales que posee la provincia de Córdoba elegidos por las listas del PJ, solo dos responden al gobernador De la Sota. De los cinco diputados electos en 2005 y 2007 por el acuerdo entre FpV-UPC, tres (Patricia Vaca Narvaja, Nora Bedano y Alberto Cantero) se mantuvieron leales a la presidente en los momentos de disputa nación/provincia, permanecieron dentro del bloque del oficialismo nacional y votaron alineados con la presidencia.  En 2011 De la Sota “entregó” su lista de diputados en función de una suerte de cooperación forzada que suponía que ambas fuerzas competían en arenas separadas: el kirchnerismo no presentó candidatos propios en las elecciones para la gobernación y a cambio Unión por Córdoba retiraró su lista de diputados (que no llevaba candidato presidencial y que finalmente fue dada de baja luego de obtener el 6,74% de los votos en las PASO, sin haber hecho prácticamente campaña).

 En 2013 Unión por Córdoba tiene grandes posibilidades de revertir dicha situación: ya venció en las primarias con el 30,05% y, de esta manera, lograría renovar las dos bancas que posee y obtener dos escaños más en el Congreso de la Nación.

de la sota schiareti

2)  El limitado margen de maniobra del kirchnerismo en Córdoba

Los bajos niveles de aceptación del kirchnerismo en Córdoba condicionaron su capacidad de negociación con UPC y, al mismo tiempo, le ha impedido generar estructuras y líderes propios. A excepción de la elección de 2011, la popularidad de Cristina Kirchner fue siempre relativamente baja en Córdoba. Eso contribuyó para que el kirchnerismo tuviera dificultades para imponer dirigentes propios en cargos locales, que en su mayoría responden al gobernador. Los bajos niveles de popularidad y de capacidad de movilización de aquellos que sí se sumaron, incidieron también en la menor influencia del kirchnerismo en el armado de las listas para elecciones provinciales. En consecuencia, el FPV tuvo un crecimiento territorial muy limitado en Córdoba. De modo que el Frente para la Victoria llega a las legislativas 2013 con sin estructura provincial y con figuras de poco conocimiento público que le auguran un magro resultado en octubre luego del cuarto lugar (10,89%) obtenido en las PASO

3) El peso de las encuestas

A pesar de las diferencias entre el oficialismo nacional y provincial, en ambas listas predominaron los candidatos cuya popularidad proviene de actividades no vinculadas a la actividad política (ver cuadro más abajo). Carentes de armado político propio, su supervivencia política parece depender de CFK y De la Sota, de modo que puede pensarse que sus votaciones en el Congreso serán consistentes con las preferencias de estos líderes partidarios. Tanto en el FPV como en UPC, los dirigentes de mayor peso territorial y autonomía, pero cuya lealtad no puede ser asegurada, fueron relegados.

En la lista del FPV, CFK y Zannini dieron el primer lugar  de la lista a la ex rectora de la Universidad Nacional de Córdoba, Carolina Scotto, que cuenta con niveles de reconocimiento público que, al menos, ayudarían a que el FPV renueve la  única banca que pone en juego Los intendentes, que en muchos casos hicieron alianzas con Unión por Córdoba en 2011 para ganar elecciones municipales, fueron desplazados hacia lugares con menor probabilidad de resultar elegidos.

fpv cordoba

En Unión por Córdoba, De la Sota con sus casi tres períodos al frente de la gobernación se ha convertido junto a Juan Schiaretti – quien se quedó con en el primer lugar de la lista- en los armadores de listas. En dicho armado los primeros lugares fueron otorgados a figuras con alto reconocimiento público y poca trayectoria en el peronismo, como la ex locutora de Cadena 3 Blanca Rossi y el ex tenista Agustín Calleri. Los intendentes y dirigentes más críticos que aspiran a la renovación del partido –y que podrían llegar a tener posiciones más autónomas en el Congreso- quedaron afuera de la negociación y presentaron una lista conducida por el intendente de San Francisco, Martín Llayrora, que compitió contra la de De la Sota y Schiaretti en las PASO, alcanzando la primer minoría.

de-la-sota-pelear

Bancas que pone en juego Córdoba para las elecciones 2013

Bloques Bancas En juego
FpV

5

1

Frente Cívico

5

3

UCR

5

3

Córdoba Federal

2

2

Frente Peronista

1

0

 

 

Configuración lista Unión por Córdoba (Movimiento de Unidad Peronista)

Juan Schiaretti Gobernador entre 2007 y 2011Vicegobernador en el período anterior
Blanca Rossi Ex locutora de Cadena 3
Carlos Caserio Presidente del PJ provincial
Agustín Calleri Ex tenista
María Eugenia Brezzo Jefa comunal de Colonia Vignaud(depto. San Justo)
Edgar Bruno Miembro de la agrupación La Militante
Roxana Accastello Intendente de Monte Leña
Marcelo Pascual Empresario y contratista del Estado
Juan Carlos Castro Ex intendente de Coronel Moldes

 

Configuración lista Frente para la Victoria

Carolina Scotto Ex rectora de la UNC
Martín Gill Secretario de Políticas Universitarias de la NaciónEx rector de la Universidad Nacional de Villa María
Ernesto Bernabey Intendente de Villa del Totoral
Gabriela Estévez Referente de La Cámpora
Juan Pereyra Intendente de Villa Dolores
Sandra Dal Bó Intendente de Cavanagh (depto. Marcos Juárez)
Andrés Guzmán Integrante del Movimiento Evita
Gabriel Fernández Intendente de Viamonte
Marcos Amante Dirigente de La Jauretche

 


[1] Ver Montero, Federico (2009): “Ciclo de elecciones 2007 y reconfiguración de escenario político en Córdoba”, en Cheresky, Isidoro (comp.) Las urnas y la desconfianza ciudadana, Rosario, Homo Sapiens.

Posted in Elecciones 2013, Internas abiertas, Kirchnerismo, Listas 2013, Politica Argentina.


2 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

  1. Gerardo Scherlis says

    Victoria, parece muy interesante lo que ocurrió con la lista de Llayrora. Estábamos acostumbrados a suponer que nadie se animaba a armar una lista para disputarle una interna al aparato del gobernador. En ese sentido, esto parece bastante novedoso, y sobre todo porque parece haberle ido bastante bien. ¿Pensás que efectivamente el delasotismo paga un costo por haber optado por figuras mediáticas pero sin estructura política? Y por otra parte, ¿te parece que esta experiencia muestra que las PASO pueden haber logrado su objetivo de darle más chances a los que quieren disputar contra el liderazgo partidario pero no podrían hacerlo en una elección interna cerrada?

  2. M. Victoria López says

    Tus preguntas son muy buenas,Gerardo, y me invitan a seguir pensando. Sobre Llayrora, me parece que sin dudas logró captar el voto peronista “anti delasotista” y lo interesante va a ser lo que suceda en octubre, porque se va a incorporar a la lista de UPC (en el 4º lugar) y habría que ver si logran retener ese voto o si se fuga hacia candidatos como Baldassi (PRO), Scotto (FpV) o Riutort (Fza. de la Gente); creo que ahí vamos a poder responder mejor a lo que decís.
    Respecto de lo segundo, en el caso de UPC es cierto que las PASO son una mejor oportunidad para disputar el liderazgo que las internas, que están mucho más manejadas por el oficialismo partidario (de hecho, las últimas internas del PJ Córdoba se hicieron luego de una orden judicial, y en las internas de 2007 por la candidatura a la intendencia de Capital se denunció fraude). De todos modos, la decisión de presentarse por “adentro” de UPC y no por afuera, Llayrora la tomó después de reunirse con De la Sota y acordar algunas condiciones (transparencia, recursos, etc.), lo que muestra que cierto peso del líder del partido se mantiene a pesar de las PASO.