Skip to content


Kicillof presidente

Hay varias versiones sobre por qué no hubo acuerdo con los holdouts y caímos en default, y todas apuntan a Kicillof. La primera explicación señala que él boicoteó el acuerdo entre privados, impulsado apenas disimuladamente por Fábrega y Capitanich, por la disputa de poder que mantiene con ellos. Cuando en la conferencia de prensa del miércoles 30 a la tarde, momento en que parecía que los banqueros de Adeba iban a poner las garantías de pago que les venían exigiendo sin éxito los demandantes del NML y Aurelius al gobierno, el ministro de Economía sacó a relucir que la ley que en 2010 levantó el cerrojo en verdad lo había hecho a medias y el estado no reconocería ni entonces ni nunca más de 35% del valor de los bonos que Brito y sus pares estaban comprometiéndose a pagar al 100%, éstos se mandaron a guardar y todo voló por los aires. Así, Kicillof habría logrado imponer su condición de única voz oficial en la materia y hombre fuerte del gobierno. En adelante podrá o no facilitar un acuerdo a través de otros canales, como los que vienen ofreciendo desde hace meses el J.P. Morgan, el Citi y otros bancos, pero en cualquier caso dependerá exclusivamente de su voluntad.

La segunda versión llama la atención sobre una inclinación ideológica y política más general del ministro, y su preferencia por una buena pelea antes que un mal acuerdo (categoría en que ubica a casi cualquier arreglo posible). Hace tiempo que Kicillof se convenció, y luego en gran medida convenció a Cristina, de que pagar la sentencia no sólo implicaba riesgo material, por la RUFO, sino sobre todo un gran riesgo simbólico, quedar humillados ante un tribunal extranjero y los peores personeros del capitalismo financiero, con la previsible consecuencia de perder apoyo tanto en el núcleo duro que reclama coherencia doctrinaria, como de votantes del común que quieren un gobierno fuerte que de seguridades. Se convencieron también de que la recesión, aun en caso de cerrar el litigio y conseguir algo de financiamiento, seguiría al menos por el resto del año, así que mantener abierto el conflicto ofrecía la oportunidad de echar la culpa por la mala situación doméstica a los demandantes y a Griesa, y descargar de responsabilidades al propio gobierno. Para Kicillof resultó conveniente entonces asumir una tesitura de máxima, inflexible, apostando a que hubiera o no acuerdo él resultara beneficiado: si los demandantes cedían y esperaban para cobrar él habría ganado la pulseada emulando, al menos a ojos de su jefa y de las bases, al Néstor de la reestructuración de 2005; si también aquéllos se mantenían en sus trece y había default, el ministro estaría llamado a liderar la politización y malvinización del conflicto.

Probablemente lo que sucedió fue una mezcla de ambas cosas, internismo y radicalización, y también puso su granito de arena un tercer factor, la torpeza e improvisación. Si en el Ejecutivo se hubiera valorado a tiempo y en serio la oferta de los bancos locales y extranjeros, se habría podido evitar la chapuza de los últimos días. El optimismo con que el propio Kicillof salió del último encuentro con Pollack, su sorpresa cuando éste afirmó que las negociaciones habían fracasado y la todavía esperanzada alusión a un acuerdo entre privados con que cerró su conferencia de prensa, para una vez consumado el default dedicarse a denostar a Brito como si hubiera estado metiendo las narices por su cuenta y entorpeciendo un plan maestro del gobierno, revelan que su promesa de “tener todo estudiado profundamente” quedó en eso. Si ni siquiera ahora está claro qué pretende el gobierno: ¿quiere prolongar el default hasta enero, o aún más allá, para avanzar con una reestructuración general de pasivos fuera del alcance de los tribunales de EEUU, o acotar lo más posible la cuestión en el tiempo y el número de bonos afectados?

Volviendo al rol de Kicillof, su intervención debió ser decisiva también por otro factor, que tiene relación tanto con la interna oficial como con el proceso de radicalización y “salvación simbólica del modelo”, pero los supera con creces a ambos: la propia carrera política del ministro, a la que hasta aquí no se ha prestado tal vez la suficiente atención.

Seguramente Kicillof percibió en estos días el riesgo que estuvo corriendo su cabeza. Pero como el buen aventurero que es debió estar particularmente atento a las oportunidades que la situación ofrecía para proyectarse como líder hacia el futuro. Oportunidades cuyo aprovechamiento dependía no sólo, e incluso no necesariamente, de salvar el ethos oficial, si no de salvar en particular su protagonismo actual.

Todos los que conocen al ministro desde sus tiempos de líder estudiantil acuerdan en algo: que él siempre ha sido leal a una sola cosa y una sola idea, él mismo y el rol providencial que cree le tiene reservado el destino. De allí que jamás se incorporara a ninguna estructura u organización (ni siquiera es miembro de La Cámpora), y siempre dedicara sus mayores esfuerzos a rodearse de un séquito de obnubilados acólitos. De allí también que se resistiera siempre a pagar cualquier costo político, incluso para defender las políticas oficiales: su renuencia a avalar las cifras del Indec hasta el momento en que asumió como viceministro, a fines de 2011, más que como homenaje a la verdad científica o muestra de espíritu crítico dentro del campo oficial, vista desde hoy (después de comprobar cómo el “nuevo Indec” a su cargo sigue mintiendo, y en algunos casos, como el de la pobreza, lo hace más que antes, y el monolitismo doctrinario se fortaleció en vez de suavizarse desde que él y su gente lograran reemplazar a Moreno y los boudouistas) pueden considerarse indicios elocuentes de ese romántico afán de autonomía y excepcionalidad.

Para un político con estos rasgos e inclinaciones, el estallido de la crisis con los holdouts, que puso el foco de atención de todo el mundo en él, en un contexto signado por la incertidumbre sobre el futuro electoral, por la decisión presidencial de mantener abierta la lista de posibles candidatos para 2015 y con ella la búsqueda de un sucesor a la medida para el proyecto oficial, mientras en el propio frente económico se le acumulaban problemas mucho más difíciles de hacer funcionar como trampolín a la gloria, actuó como un estímulo imposible de resistir para hacer progresar su carrera tomando altos riesgos. Kicillof los corrió y por ahora se puede decir que su juego le está dando frutos, aunque los costos para el país sean considerables, y puedan terminar siendo incluso catastróficos.

En estos días varias organizaciones kirchneristas organizaron, como para completar la semana de la desmesura, un homenaje a Boudou, según ellos para resarcirlo por la “condena mediática” que habría sufrido. Aun en su delirio, es seguro que los promotores del encuentro saben muy bien que el vicepresidente es irrecuperable como figura pública. Por eso varios aprovecharon para adelantar que su candidato preferido ya no es Urribarri, ni será tampoco Randazzo, porque quieren entronizar a Kicillof. La deriva que experimenta el proyecto oficial tal vez sea una buena ocasión, aunque por cierto una tan costosa como penosa, para plantearse una pregunta siempre difícil de responder, y que puede ser vital para moldear nuestro aprendizaje político: ¿quién es más dañino, un oportunista, incluso un ladrón que dice cualquier cosa, hasta locuras, para justificarse, o un fanático que en serio se las cree y actúa en consecuencia?

publicado en perfil.com el 3/7/2014

Posted in Politica Argentina.