Skip to content


La luna de miel y los dilemas del político opositor

macri massa davos

Por Nicolás Cherny y Gerardo Scherlis

Se ha dicho hasta el hartazgo que el gobierno de Macri necesita construir una coalición de apoyo que exceda los límites de su conformación electoral. Que sin apoyos de algún sector peronista no podrá gobernar. Pero, ¿por qué razones los opositores estarían dispuestos a colaborar con un gobierno de otro color político?

Muchos de ellos han mostrado que comparten ideas con el nuevo gobierno. Urtubey y Stolbizer participaron en las iniciativas al diálogo que abrió el presidente. Massa ha apoyado los cambios a la ley de medios y acompañará a Macri a Davos. Se ha criticado la modalidad de designación de los nuevos miembros de la Corte pero ha habido un amplio consenso sobre los nombres propuestos. Una encuesta del Centro de Investigaciones Políticas (CIPOL) y Opinaia muestra que el comportamiento de los líderes opositores tiene su correlato en la opinión pública. Los votantes de Massa, Stolbizer, Rodriguez Saa, e incluso una porción nada desdeñable de los votantes de Scioli y de Del Caño tienen expectativas positivas respecto al nuevo gobierno y evalúan positivamente algunas de las principales medidas, como la salida del cepo.”

Sin embargo, suele decirse que los políticos opositores tienen razones estratégicas poderosas para no colaborar. Si apoyan a un gobierno que obtiene buenos resultados, corren el riesgo de que los laureles electorales se los lleve todos el presidente. Y si al gobierno le va mal, padecerán en las siguientes elecciones las consecuencias por su cercanía, permitiendo así el crecimiento electoral de otros líderes políticos opositores más duros.

Pero no cooperar puede ser también una mala opción. Para los políticos que administran una provincia o un municipio la colaboración con el gobierno nacional podría ser imprescindible para conseguir financiamiento para atender demandas sociales en sus distritos. Para los que carecen de poder territorial pero tienen peso en el Congreso podría ser atractivo acceder a cargos en la administración pública y en las comisiones parlamentarias.

Si como sugiere el sondeo de CIPOL-Opinaia, la imagen positiva del presidente excede largamente a los que votaron a Macri incluso en el balotaje (58%), podría ocurrir que la colaboración con ciertas iniciativas del gobierno sea valorada positivamente por la ciudadanía y que cooperar con el presidente pudiera fortalecer la imagen pública de los propios opositores. Y siguiendo esta posible línea interpretativa, que la oposición frontal al gobierno pudiera perjudicar la imagen de los líderes opositores. No sólo los políticos que asumieron el gobierno han mejorado sensiblemente su imagen sino también los opositores que han tendido puentes con el presidente muestran buenos resultados en estas mediciones: Massa (52% de imagen positiva), Urtubey (34% positiva y sólo 16% negativa). Mientras que la opinión pública castiga a los políticos que rápidamente quemaron los puentes: Máximo Kirchner, (17% de imagen positiva y 66% negativa), Kicillof (27% de valoraciones positivas y 54% negativas) y Sabatella (23% de aprobación y 47% de desaprobación).

Estos datos sugieren que Macri encuentra un escenario favorable para conseguir apoyo en la oposición. Lo ayudará incorporar las preferencias de los opositores dispuestos al diálogo pero también parecen estar contribuyendo involuntariamente los principales referentes del kirchnerismo, cuya oposición frontal debilita sus apoyos en la opinión pública. . A medida que se acerque la competencia electoral de 2017 este alineamiento de intereses entre oficialismo y líderes relevantes de la oposición se alterará. En suma, a un mes de la asunción de Macri la necesidad del nuevo gobierno de conformar una coalición de apoyo a su gobierno que otorgue previsibilidad a las políticas es compatible con los incentivos de importantes referentes opositores a colaborar con las nuevas autoridades.

Publicado en Clarin, el 19 de enero de 2016

 

Posted in Política.