Skip to content


Carrió vs. Pichetto, ¿hay que elegir entre corrupción o despelote?

No le falta razón a Máximo cuando dice que Pichetto es un poco ingrato con Cristina. Aunque debería haber sabido que iba a ser así: el jefe de los senadores peronistas es y siempre ha sido leal a una sola cosa, los intereses permanentes del peronismo, en eso no se ha mostrado para nada inconsecuente, es un verdadero “hombre de partido” con sus pros y sus contras, y así conviene juzgar sus comportamientos y sus dichos.

 

Sería tan absurdo reclamarle a un político como Pichetto lealtad personal a líderes caídos en desgracia, como pedirle a Carrió que se modere en sus juicios públicos sobre casos de corrupción por consideraciones de conveniencia partidaria.

 

Pero no es Máximo el único que le pide peras al olmo.

 

En estos mismos días es lo que hicieron nada menos que Macri y Sanz ante su aliada, a raíz de las acusaciones que ella lanzó sobre el tráfico de influencias en tribunales en que estarían involucrados amigos del presidente. Quien debió saber que tendría tan pocas chances de convencerla de que se moderara como había tenido el jefe de La Cámpora ante el senador rionegrino.

 

Menos todavía en el actual contexto, signado por el avance de causas judiciales y escándalos periodísticos que afectan al círculo íntimo de Cristina Kirchner. E influido en alguna medida también por el mucho más contundente avance de la justicia brasileña contra la mugre largamente acumulada en el sistema político de nuestro vecino.

 

Lo más interesante del caso es que los intereses del sistema de poder que protege y se esmera en reproducir Pichetto, y los reclamos de transparencia y honestidad en que se hace fuerte Carrió, a toda luz contradictorios, se sacaron chispas abiertamente en medio de estos reproches cruzados. Y fue aquél quien lo expuso de modo más agudo.

 

“La verdad es que cuando leo a la Diputada Carrió me preocupa… cuando los moderados y el centro pierden gravitación aparecen estos puritanos que se llevan todo puesto. El proceso de mani pulite en Italia determinó… el liderazgo de Berlusconi… la degradación del sistema político alemán… determinó el nacimiento del nazismo, cuidado con lo que está pasando en Latinoamérica, cuidado con lo que pasa en Brasil”, dijo Pichetto como al pasar, mientras justificaba el apoyo al acuerdo con los holdouts.

 

El mensaje fue claro: el sistema tendrá sus defectos, pero es moderado y ofrece acuerdos, así que mejor preservarlo a querer cambiarlo y terminar destruyéndolo para que en su lugar se impongan cosas peores, como un fanatismo irresponsable o un personalismo sin partidos.

 

Las comparaciones que planteó, de todos modos, no se acomodan muy bien a lo que pretendía transmitir. Los problemas de Alemania de entreguerras no se debieron a una “puritana búsqueda de transparencia”, sino a un proceso incontenible de polarización, más parecido a lo que sucedió en estos años en Venezuela, y a lo que el kirchnerismo pretendió y todavía pretende que suceda en Argentina, que a lo que propone que suceda Carrió, o sucedió en Italia en los años noventa.

 

En este segundo caso, además, aunque es indiscutible la conexión a la que alude Pichetto entre la crisis de los partidos de posguerra y la emergencia de Berlusconi, también lo es que pasados los años el sistema político se recompuso, y mejoró en muchos aspectos, y el balance que puede hacerse de los pros y contras de la crisis que siguió al mani pulite sería en cualquier caso absurdo compararlo con lo sucedido en la Alemania nazi: el populismo de Berlusconi también fue finalmente superado, entre otras cosas, gracias a una justicia más independiente nacida de aquellas demoledoras investigaciones sobre los vínculos entre mafia y los partidos que dominaran la política italiana hasta los ochenta, así que extrañar a estos partidos no tendría mucha lógica.

 

Por último, su referencia a Brasil, la más pertinente: es claro que por más que Pichetto haya dejado de simular que comparte la sintonía ideológica que enlaza al kirchnerismo y el PT, sigue simpatizando con el sistema de poder que éste creó, el “subperonismo” del que ha hablado Fernando Henrique Cardoso. Ese sistema sería, según Pichetto, el que conviene preservar, para evitar el caos que supondría la emergencia de un Berlusconi, o peor, un Hitler (¿estará pensando en alguien como Maduro?).

 

No son pocos los que en el propio Brasil piensan así, y temen que no sólo el PT, también el PSDB y el PMDB terminen sepultados por las investigaciones del juez Moro, y saque provecho de esta crisis algún aventurero. Se especula que la beneficiaria podría ser Marina Silva, en algunos aspectos parecida a Carrió, honesta pero impredecible en cuanto a su capacidad de gobierno.

 

Hoy es imposible prever lo que vaya a suceder, claro. Pero si Brasil sigue un curso similar al que recorrió Italia vivirá un largo período de inestabilidad y convulsión antes de que el sistema pueda reformarse y volver a generar un orden estable. Políticos y empresarios ya no pueden confiar en relacionarse con las viejas reglas de la colusión y el intercambio de favores, pero pueden tardar en acostumbrarse a regirse por las de la república. Ante esa incertidumbre, lo que dice Pichetto es que el riesgo de fracasar o atravesar una larga crisis es demasiado alto, así que mejor ni intentarlo.

 

Es de prever que su advertencia no caiga en oídos sordos, ni siquiera en la Casa Rosada. Tanto políticos como empresarios desconfían del celo que Carrió pone en limpiar el sistema. Y si tienen que elegir entre corrupción o despelote, muchos adoptan una posición por lo menos ambigua, dudan. No escapa a nadie además el costado colaborativo del mensaje que el senador peronista buscó transmitir, no por nada en medio de la discusión sobre los holdouts: si quieren acuerdo y gobernabilidad necesitan a “los moderados y el centro”, como se autodenominó él mismo, así que no pueden a la vez querer liquidar el sistema de poder en que ellos se asientan.

 

¿Será así nomás, habrá que elegir entre una moderación opaca y cómplice o un honestismo ingobernable? ¿O podrán encontrarse formas mejores de equilibrio, en que los hombres de partido y los reformistas morales pueden cada uno aportar lo mejor de sí? Lo que es seguro es que ni en Argentina ni en la región, ni siquiera en el Vaticano, otro caso actual al que el senador podría hacer aludido, esta convivencia es armónica ni carente de conflictos.

por Marcos Novaro

publicado en TN.com.ar el 4/4/16

Posted in Política.