Skip to content


El tentador beneficio de la polarización sana contra Maduro y Parrilli

La dirigencia kirchnerista padece un deterioro ya indisimulable. Fruto en partes iguales de que van quedando en el redil sólo los que no tienen otras opciones mejores, los menos dotados y más enchastrados, o los más fanáticos y necios; y encima esos que quedan muestran cada vez mayores síntomas de enajenación.

Oscar Parrilli es buen ejemplo de todo eso: “A Nicolás Maduro lo critican no por sus errores sino por sus aciertos”, dijo en un reportaje televisivo, “igual que a nosotros” agregó, confirmando una asociación por demás inoportuna e inconveniente que sólo hacían hasta aquí los que más detestan al kirchnerismo.

Y encima Parrilli siguió, muy convencido de lo que estaba diciendo, tratando de explicar que “a los gobiernos nacionales y populares de Latinoamérica los acusan de lo mismo: corruptos. Les generan problemas de alimentos, los medios de comunicación los destruyen y hay una campaña feroz contra ellos”. Para cerrar con que en Venezuela “hay un problema de hambre, pero no es culpa del gobierno”, justo en el momento en que se conocía de otra decena de muertos en protestas reprimidas con implacable brutalidad, en medio de una crisis política, social y económica sin fondo que es encarada por las autoridades chavistas con la ciega y sola receta de la polarización.

Podría creerse, parafraseando a Aníbal Fernández, que Parrilli ya no tiene todos sus patitos en fila. Pero el problema dista de ser personal y también de ser uno de mera índole psiquiátrica. Son muchos los kirchneristas que piensan que el “boicot económico del imperio” es lo que explica el desastre que es Venezuela, igual que antes se explicaban las penurias sin fin de los cubanos. También son muchos en ese campo los que creen que el antichavismo está formado por “bandas fascistas y golpistas” que quieren acabar con la potencia transformadora del “poder popular” supuestamente construido por Chávez y sus herederos, por lo que se justifica hacer cualquier cosa con tal de impedir que se salgan con la suya. Y por último muchos están convencidos de que este enfrentamiento a muerte que abiertamente tiene lugar en Venezuela en estos días es en esencia el mismo que, aunque en forma algo más disimulada y por ahora incruenta (hasta que estalle la guerra civil pronosticada por Brienza, Cerruti y compañía), se da en el resto de la región entre los “nacionalpopulares” y sus enemigos, los “neoliberales”. Venezuela, por tanto, lejos de desalentar por sus malos resultados las recetas y analogías usadas hasta aquí por el kirchnerismo, tanto en el gobierno como en la oposición, sería todavía ahora la prueba de su acierto, de que no hay otra opción que insistir en ellas o rendirse frente al mal absoluto.

Frente a semejantes muestras de estulticia, ¿cómo no ceder a la tentación de ejercitar una “polarización sana” contra ese enemigo soñado, uno que en cada gesto que hace regala sin advertirlo indulgencias para cualquier error o falta propia?

Encima todos los días se mandan una nueva. Y casi cotidianamente llega desde el desafortunado país caribeño la noticia de otra burrada chavista. Mientras los militares, la policía y los servicios cubanos sigan sosteniendo a esos sujetos en el poder es seguro que este insumo seguirá llegando y generando aleccionadora alarma entre nosotros. Y mientras más acorralados se sientan por las investigaciones judiciales y el aislamiento político sus parientes locales también es seguro que ellos insistirán en sus planteos a la vez amenazadores y ridículos.

La mesa está servida, por tanto, para que aunque pase el tiempo desde que ese peligro real o imaginario se evacuó, cobre más fuerza en vez de apagarse el fantasma de “lo que hubiera pasado si los kirchneristas se salían con la suya”, el “cómo nos salvamos de volvernos Argenzuela”. Y por tanto más combustible recibirá la estrategia electoral más simple y barata al alcance del macrismo: polarizar con la patética secta en que va convirtiéndose el otrora amenazador populismo radicalizado argentino.

No hace falta decirlo: Argentina no es ni tampoco pudo haber sido si no remotamente otra Venezuela. Ni siquiera en su momento de mayor gloria y de haber acertado en todas sus iniciativas radicalizadas los kirchneristas tuvieron muchas chances de hacer una revolución comparable. Pero eso es materia de debate histórico, no es lo que cuenta para las estrategias políticas aquí y ahora. Y es indudable que para un gobierno moderado y con escasos recursos a la mano, obligado a administrar por largo tiempo la escasez, como es el macrista, no hay mejor opción que polarizar con estos tigres de papel que se queman solos. Eso está fuera de discusión.

El problema es otro: es cuáles son los costos de abusar de esta estrategia, de insistir en definirse simplemente como “los que evitaron lo peor” y en función de la alternativa entre seguir por el camino que vamos o “volver a lo peor”, como ha dicho Jaime Durán Barba, que hay que elegir entre el presente y el pasado.

Esos costos existen y no es bueno ignorarlos. Para empezar, los hay electorales: no es indiferente que la oposición que se fortalezca sea moderada y acuerdista, o radicalizada y antisistema; tampoco es seguro que los votos propios por esta vía se van a maximizar y por tanto es la mejor forma de mantener la preeminencia e incrementar los recursos institucionales en manos del oficialismo, bien puede suceder que de todos modos el cuadro general no cambie demasiado respecto a 2016, y encima para adelante haya que lidiar con opositores aun más indispuestos a ayudar. Punto en que se pueden conectar los costos electorales con otros institucionales y hasta económicos: ¿cuántas reformas se están demorando sin necesidad por haber desactivado el Congreso, que tantas leyes aprobó el año pasado de la mano de la oposición no kirchnerista?; ¿cuánta incertidumbre económica hacia el futuro se crea al agitar el fantasma de “la alternativa es volver al pasado” y en alguna medida hacerla sino más factible al menos más creíble al levantar el alicaído perfil de una oposición virulenta y socialmente poco representativa?

Venezuela es en serio una tragedia sin fin, sin duda la peor de las últimas décadas en la región. Pero agitarla para consumo local no es un remedio sin contraindicaciones para nuestros problemas. Ni lo va a ser para un gobierno que está urgido a definir de mejor manera su identidad, su programa, y explicarlo clara y razonablemente a la sociedad a la que pretende administrárselo.

por Marcos Novaro

publicado en TN.com.ar el 24/4/17

Posted in Política.


One Response

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

  1. Jorge says

    Lo primero es la salud
    Si a un consultorio médico, llega un paciente con obesidad, diabetes, colesterol, hipertensión, epoc, astigmatismo, varices, alcoholismo, le recrimino todo lo que comió, su falta de control general, su carencia oftalmológica, circulatoria y neurológica o le pido estudios para ver lo que tiene más grave.
    Conocido el estado de cada patología, como profesional ataco de a una enfermedad o todo junto? Me animo a sugerirle que ante todo tome conciencia de su desastrosa situacion física, luego le prohibo la sal, el azúcar y el cigarrillo, le recomiendo el uso de vendas y le prescribo que camine, que no corra, que haga terapia y que vuelva al consultorio dentro de 30 dias para ver la evolucion o la involución. Jamas le diría que en 6 meses va a correr una maratón, comerse un asado y brindar con un buen tinto. Mejor sería decirle que si no deja de llevar la vida que hizo hasta entonces, voy a tener que adelantarle que lo mejor sera internarlo. Con consentimiento de la familia . No hay otra. No voy a esperar que me denuncien por mala praxis. Abrazo.



Some HTML is OK

or, reply to this post via trackback.