Skip to content


En Venezuela queda poca esperanza y una gran lección liberal

No conviene hacerse muchas ilusiones. Porque las ilusiones alientan la espera, consumen tiempo, y el tiempo por lo pronto al único que beneficia es al régimen chavista.

El curso seguido por los acontecimientos a lo largo del último año así lo demuestra. Es cierto que hay por fin un cronograma electoral establecido. Pero luego de que una a una el régimen eliminó todas las barreras que podían impedirle el fraude y la proscripción masivos para controlar los resultados. La progresión de éxitos lograda por Maduro en los últimos meses a este respecto es incontrastable. Ellos le permitieron sobrellevar una dura crisis económica e innumerables protestas. Contra los pronósticos que auguraban su inminente caída y se cebaban en su aparente torpeza, así que conviene no insistir en ellos.

Primero desactivó el plebiscito para removerlo de la presidencia; luego sacó de la galera la Asamblea Constituyente, inventando un proceso electoral traído de los pelos pero que mantuvo la pantomima en acción; y a continuación se sacó de encima a la Procuradora Luisa Ortega Díaz y desactivó el Parlamento. Todo tapizado por más de cien muertos, sin detenerse ni dudar en ningún momento.

Es hora de reconocer que saben lo que quieren, y que muchos de sus adversarios se confundieron creyendo que no era así, que había más tensiones dentro del régimen de las que realmente existían, que llegado el momento no darían pasos definitivos hacia el castrismo, o que eran demasiado torpes para tener éxito si lo intentaban, después de todos los fracasos acumulados en otros objetivos que se propusieron.

La lógica del movimiento revolucionario era, sin embargo, ineluctable. Y es que para la enorme mayoría de los beneficiarios del sistema montado por Chávez, civiles y sobre todo militares, estaba claro que detenerse o retroceder suponía correr el riesgo de perderlo todo, las fortunas mal habidas, los negocios del narco, el mercado negro y la corrupción, la propia libertad. ¿Y para qué lo iban a hacer, para reconciliarse con una clase media y alta que los desprecia y un pueblo que ya no los quiere, en todo caso les teme pero está ansioso de que la canilla del estado lo vuelva a alimentar? ¿O para “volver al mundo”? Si ellos son (o eran, ahora que Trump les impidió la entrada), los que más viajaban a Miami a consumir a manos llenas los productos del imperio.

Mientras tanto la radicalización se fue alimentando de sí misma. Lo vivimos ya, por suerte a escala menor, en la Argentina de los Kirchner: cada abuso condujo a otro mayor al volverlo imprescindible para controlar la situación, en una cadena sin límite ni freno. Además en este tipo de procesos de revolución por goteo es muy difícil que quienes no dieron el salto fuera del régimen tempranamente lo puedan dar cuando ya la grieta entre él y sus adversarios es muy grande. El riesgo de terminar solo, escapando del país o cayendo en la cárcel, como le ha pasado a la procuradora y a varios militares respectivamente, es muy alto.

¿Y desde afuera, se podía hacer más? Muchos progresistas todavía insisten en que lo peor era que “el imperialismo yanqui interviniera”. Cuando sólo una decisión a tiempo de EEUU de interrumpir su comercio con Venezuela podría haber compensado la masiva intervención militar, de inteligencia y también económica practicada allí por Cuba, Rusia y China. El ex guerrillero salvadoreño Joaquín Villalobos, a quien no cabe considerar muy amigo de Washington, lo dijo meses atrás: la suspensión total de la exportación de petróleo era lo único que podía afectar el curso de los acontecimientos. Pero Trump se limitó a sanciones personales y una alocadas declaraciones. Mejor hubiera sido que no hiciera nada. Peor les ha ido, claro, a quienes más se esmeraron en promover mediaciones, con el ya indefendible José Zapatero a la cabeza, opacando al Papa, por suerte para él.

Lo dijimos al comienzo, el tiempo juega a favor del régimen. Y ¿para qué necesita tiempo? Primero, para terminar de hacer el ajuste social, la lenta operación de extinguir a las clases medias. Esa tarea en Cuba, cuarenta años atrás, fue más sencilla. Venezuela era un país mucho más complejo, más grande y más rico. Pero mientras todo siga como va no hay otro resultado posible: se terminarán de ir los que no acepten un destino de empobrecimiento y sometimiento, y los demás deberán acomodarse para sobrevivir. Segundo, el régimen necesita tiempo para que reboten los precios del petróleo. Para cuando suceda, el monopolio total en la distribución de alimentos desde las reparticiones militares les permitirá ser las garantes de la vida y la muerte de todos sus súbditos. Peor que la China de Mao.

Un experimento tan cruel de involución social y despotismo nos repugna, es natural. Pero ¿podemos hacer algo ante él, sin duda la peor tragedia de las últimas décadas en nuestra región? Ante todo, cabe aprender.

Los latinoamericanos tenemos una valiosísima oportunidad: a contraluz de la fatídica deriva del chavismo reforzar la fe en las instituciones del liberalismo político, someter a crítica las ideas y prácticas del populismo radicalizado, promover el pluralismo, la moderación y la cooperación. En parte ya está sucediendo: una ola liberal y de maduración política se alimenta de este drama en cámara lenta, porque él echa oportuna luz sobre las esperables consecuencias de seguir algunas supuestas buenas intenciones, desnuda taras ideológicas muy acendradas ligadas al más primitivo anticapitalismo y los defectos inherentes de modelos políticos e intelectuales que nos agobiaron durante décadas.

No es para menos. Pocos son los gobiernos en el mundo que se dan el lujo de asesinar opositores en las calles en estos días. Y no hay ninguno con un record comparable en la destrucción de su economía, dilapidando y robando una fortuna inmensa fruto de la década más extraordinaria de las commodities de que se tenga memoria, y que encima le eche la culpa de todo al imperialismo yanqui para insistir en su camino, pese a que Estados Unidos sigue siendo, indiferente a todo, su principal comprador.

A veces grandes males ofrecen buenas lecciones. Fue lo que sucedió en la década de los ochentas con la democratización, tras años de fatídicas dictaduras militares. La diferencia con la situación actual es que además de una renovada fe en el respeto de los derechos individuales, el valor del pluralismo y las conductas asociadas, ahora hay además motivos para que prospere una visión también razonablemente liberal de la economía y una menos victimista y pueril de nuestro lugar en el mundo.

En los ochenta muchos todavía responsabilizaban a la política exterior norteamericana de todo lo malo sucedido en América Latina (lo que en algunos casos, como el de Chile de 1973, tenía encima bastante fundamento) y asociaban autoritarismo y mercado por razones semejantes. Aunque eso tendió a cambiar en la década siguiente a raíz de las hiperinflaciones, los a veces magros y a veces malos resultados de las reformas de los noventa revirtieron parcialmente esa evolución y bandearon las políticas económicas hacia el otro extremo. Hoy, en cambio, países como Brasil y Argentina que vivieron con particular crudeza los costos de esa ciclotimia están procesando complejas salidas de sus ciclos populistas, inspiradas por la consigna “no terminar como Venezuela”. Y no parece ser muy diferente la situación en Ecuador y países de Centroamérica, que están tomando distancia del eje bolivariano.

El cambio en curso es también generacional. Los protagonistas de la democratización de los años ochenta habían estudiado y entrado a la vida política en los sesenta, bajo el influjo de la revolución cubana y el auge consecuente del marxismo latinoamericano. Aunque muchos de ellos revisaron luego esas ideas, en particular las más afines al ethos revolucionario, no pudieron desprenderse del todo de esa herencia. Para ellos todavía era infinitamente más simpático Fidel Castro que Ronald Reagan. Pese a todo lo que hiciera Reagan por ayudar a la democratización de Argentina, Brasil o Chile.

Todo eso ha quedado atrás. Ya no gravita como antes esa herencia marxista, más allá de algunos núcleos militantes en universidades muy politizadas. E incluso allí los jóvenes suelen reaccionar con bastante sentido común a lo que les toca vivir, más alarmados con lo que ven sucede en Caracas que seducidos por lo que leen en sus textos de cátedra. Hacen bien. El mundo que enfrentan probablemente no estará hecho de grandes oportunidades pero sí tendrá que lidiar con grandes peligros. La ensoñación romántica detrás de fantasías estrafalarias como el “socialismo del siglo XXI” se ha revelado como uno de ellos. La radicalización de los conflictos hasta destruir las condiciones mínimas de la convivencia es otro. Y la amenaza y la exacción como vías para contener el lucro capitalista y promover la distribución social otro tan o más dañino. Ojalá también los venezolanos puedan aprovechar no dentro de mucho estas valiosas lecciones que nos brindan a su costo.

por Marcos Novaro

publicado en La Nación, el 28/9/17

Posted in Política.