Skip to content


Se agrandó Chacarita: Uñac busca la doble generala

Este domingo 31 de marzo se realizan las PASO de San Juan. No se esperan sorpresas: Sergio Uñac marcha seguro a su reelección el 2 de junio. Pero igual que otros peronistas, ya no se conforma con nada: aspira también a estar en la fórmula presidencial.

A medida que Cambiemos se achica, y apuesta en estas elecciones ya no a crecer, como soñaba con hacer un año atrás, sino apenas a sobrevivir, reteniendo lo que pueda de lo conquistado en 2015, el peronismo se agranda. Y quien más quien menos, parece que todos los líderes peronistas creen ahora que les llegó su oportunidad de dar el salto y destacarse.

No son pocas las figuras de esa fuerza que están tratando de agregar su nombre al listado de aspirantes a la presidencia o la viceresidencia por fuera del kirchnerismo. Que el año pasado integraban sólo tres dirigentes, Massa, Urtubey y Pichetto. Sergio Uñac, el gobernador sanjuanino desde 2015, es uno de ellos.

Empezó abrochando la unidad peronista en su distrito para asegurarse un buen resultado en la elección distrital. La reconciliación con su predecesor y ex mentor, José Luis Gioja no fue fácil porque la ruptura había sido particularmente abrupta. Entendible también por el ambiente que crearon los resultados electorales de 2015 y parecieron confirmar los de 2017: Cristina Kirchner marchaba a paso firme a la irrelevancia, y probablemente también a la cárcel, así que no había por qué ser contemplativos con sus seguidores, había que jubilarlos y hacerlos a un lado cuanto antes.

Gioja representaba además mejor que nadie, a ojos de gente como Uñac, lo que querían dejar atrás: un líder de corto vuelo y nulo carisma, que nunca apostó a pesar en la política nacional por más que había ejercido por años la conducción formal del PJ; lo que le fue concedido precisamente porque se había sometido a los dictados de los Kirchner y era incapaz de desafiar el deslucido rol que ellos le tenían asignado.

Uñac, claro, es de otra generación y tiene otros planes. Planes que desde que el barco del macrismo empezó a escorar y hacer agua, despertando el hambre en la fauna circundante, se ampliaron. Pero que para llevarlos a la práctica le exigieron volver atrás con la idea algo exagerada de que bastaba con ignorar y mantener lo más lejos posible al kirchnerismo residual.

Ese giro fue el origen del Frente Todos, que se selló a principios de este año y reúne a todas las facciones peronistas, al bloquismo y varias fuerzas menores. Y que enfrentará este domingo a otras seis listas, en que se divide una oposición con escasos asientos institucionales y aún menos líderes atractivos. Es que San Juan es otra de las provincias argentinas que, gracias a la reforma de sus constituciones y el control permanente del aparato estatal por un partido, se han ido volviendo cada vez menos pluralistas.

En el acuerdo que dio origen al Frente de Todos Uñac le garantizó a GIoja la reelección en su banca de diputado en octubre. Para cuando él planea también competir nuevamente, pero por la vicepresidencia: un mes atrás recibió a Roberto Lavagna en su provincia, luego respaldó su lanzamiento, y ahora adelantó su intención de acompañarlo en la fórmula. Movida para la que recibió un primer espaldarazo de Marcelo Tinelli, que acaba de pasar por San Juan y como hada madrina o Sumo Pontífice según cómo se quiera ver, siguió repartiendo bendiciones por aquí y por allá, cumpliendo la función de ministro sin cartera de la buena onda en un país que sin duda la necesita bastante.

El problema para Uñac es que su provincia es muy pequeña como para que los aspirantes a la presidencia la consideren un aporte necesario en la competencia nacional. Más todavía si tiene que medirse con otros aspirantes con mayor base de apoyo. Si hasta se especula que el mismo Schiaretti podría intentar, como el sanjuanino, la doble generala: tras conseguir caminando su reelección en agosto, se anotaría en el cada vez más nutrido club de los presidenciables, o vicepresidenciables. Quien sabe.

Es curioso que esta gran libertad de maniobra de que disfrutan los jefes territoriales peronistas para dar rienda suelta a sus ambiciones obedezca a una decisión que inicialmente ellos tomaron pensando, como los macristas hasta el año pasado, que el que tenía su futuro asegurado era el presidente, y no convenía competir con él ni ponerse a tiro de su tal vez incontenible arrastre electoral.

Por eso fue que desdoblaron sus elecciones distritales de las nacionales. Para protegerse de un vendaval que ya nadie teme. Y por eso es que ahora pueden, muy sueltos de cuerpo, apostar ya no a conseguir un premio mayor, si no a conseguir dos.

Ah, eso sí, Uñac avisó qué es lo más importante para él: “lo que hoy mostramos desde San Juan al país, con mucha humildad, es la posibilidad de dejar de lado las ambiciones personales y poner por encima de todo el interés del pueblo”. Menos mal.

por Marcos Novaro

publicado en TN.com.ar el 27/3/2019

Posted in Política.


0 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.



Some HTML is OK

or, reply to this post via trackback.